Nuestras Redes

Columnistas

De los Ángeles a los Demonios. ¡Man´toypa Veracruz! Esencia de nuestra identidad

Publicado

-

Dra. Denisse de los Ángeles Uribe Obregón

Magistrada del H. Tribunal Superior de Justicia

 El 21 de febrero de cada año se celebra el Día Internacional de la Lengua Materna, con el propósito de preservar, proteger y dar a conocer todos los idiomas y dialectos que se hablan en el mundo.

Esta conmemoración se remonta a 1999, año en que la Conferencia General de la Unesco aprobó la iniciativa para su celebración, la cual se proclamó en 2002 por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas.

La propuesta para instaurar este día internacional fue realizada por Bangladés, pues en esta misma fecha el país surasiático recuerda el aniversario luctuoso de un grupo de estudiantes que en 1952 emprendieron el movimiento por el reconocimiento de la lengua Bengla como idioma oficial de Pakistán, lamentablemente estos jóvenes perdieron la vida en su lucha, sin embargo, cuatro años más tarde, la Constitución Pakistaní reconoció el Bengalí y el Urdo como lenguas oficiales.

Durante este año, la temática de la conmemoración internacional será “fomentar el multilingüismo para la inclusión en la educación y en la sociedad” con el objetivo de contribuir a la construcción de sociedades más justas e inclusivas, sobre todo en estos momentos en los cuales el mundo se enfrenta a dificultades educativas, principalmente en zonas de alta marginación como consecuencia de la pandemia por COVID-19.

En virtud de ello, la Unesco ha emprendido esfuerzos para visibilizar la importancia de que la educación, basada en la lengua materna empiece desde los primeros años de escolaridad, toda vez que ésta se considera fundamental en el proceso de aprendizaje.

La nación mexicana, tal como señala el artículo segundo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, tiene una composición pluricultural, sustentada originalmente en sus pueblos indígenas; nuestro país es una nación plurilingüe que se ubica dentro de los diez países con mayor diversidad lingüística a nivel mundial y ocupa el segundo lugar en lenguas vivas en el continente americano, pues cuenta con 68 lenguas originarias más el español, de las cuales se derivan 3564 variantes lingüísticas agrupadas en diferentes regiones y grupos étnicos.

El Censo de Población y Vivienda realizado por el INEGI, en 2020, reflejó que en México residen 7, 364, 645 personas que hablan alguna lengua indígena; es importante señalar que, en comparación con los datos obtenidos en 2010, se registró un incremento de 451 mil personas.

A nivel nacional, Veracruz ocupa el tercer lugar en población indígena, de acuerdo con datos de la Academia Veracruzana de las Lenguas Indígenas, en nuestro estado existen cinco familias lingüísticas: Maya, Mixe-Zoque, Otomangue, Totonaca-Tepehua, y Yuto-Nahua, de las cuales se derivan 15 lenguas y 31 variantes.

El Inegi señala que las lenguas más habladas en nuestra entidad son: Náhuatl, Totonaca, Huasteco y Popoluca, ésta última arraigada en el sur de Veracruz; la Encuesta Intercensal 2015 menciona que existen más de 37,700 personas hablantes de esta lengua, ubicadas en 113 localidades dentro de las cuales destacan los municipios de: Hueyapan de Ocampo, Soteapan, Tahuicapan de Juárez y Acayucan, en donde el 5% de la población habla una lengua indígena.

Las costumbres, tradiciones y creencias de quienes tenemos el orgullo de ser veracruzanos del sur, se encuentran fuertemente influenciadas por la cosmovisión popoluca, etnia que se mantiene viva en nuestra región a través de sus mitos, ritos y gastronomia.

Las etnias y lenguas nacionales son un motivo más para sentirnos orgullosos de ser mexicanos y veracruzanos; desde nuestras comunidades y espacios de responsabilidad contribuyamos a mantener viva nuestra identidad a través de la conservación de la memoria histórica y cultural de esta gran nación.

Advertisement
Comentar

¿Usted qué opina?:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Columnistas

EL QUEMADOR TRICIONERO

Publicado

-

Por Leonardo Zaleta.

Cronista de la ciudad

La neblina espesa, el viento y la lluvia se derramaban sobre las instalaciones de Nuevos Proyectos oscureciendo la madrugada fría y amenazante, como heraldos de la fatalidad. Ese viernes 22 de noviembre de 1950 Poza Rica se vistió de tristeza, dolor y muerte, lo que no había sucedido antes.

A las tres de la tarde del día anterior el soldador Guillermo Basáñez, recibió del mayordomo del Departamento Carlos Torres “El Sordo”, la orden para soldar cuatro válvulas que se conectarían con los nuevos oleoductos a las refinerías de Azcapotzalco, Madero y Salamanca, a las siete de la mañana del día siguiente.

Al fondo de la refinería, pegado a  la barda que colinda con la colonia 5 de Mayo, había un quemador de  gas sulfhídrico de 20 metros de altura. “El Canelo” bajó a un hoyo de metro y medio de profundidad a cumplir su tarea, por lo que le advirtió a su ayudante Lorenzo Ramírez Herrera: “Secre, por favor no pierda de vista ese quemador,  si se apaga nos mata, es muy venenoso ese gas. Abusado”.

Trabajaron arduamente toda la tarde y en la noche tomaron un breve receso para cenar. Con nuevo brío continuaron la encomienda, ya que las instrucciones eran reportar el trabajo terminado a más tardar a las seis de la mañana.

Cuando dieron las cuatro la densa niebla impedía la visibilidad. Al “secre” le pareció ver que la llama se hacía pequeñita. Es por la niebla, pensó.

Media hora más tarde, “El Canelo” lo animó: “Secre, ya nomás me falta un cordón para terminar y nos vamos. Minutos después el ‘secre’ empezó a  marearse y dejó caer alguna varillas golpeando a su jefe, que desde abajo protestó: Ya, ‘secre’, no esté molestando que ya terminé. Lencho le dijo: Apúrese maestro porque el quemador ya se apagó. Ambos recogieron cuanto se pudo y emprendieron la carrera dándose de tropezones pues la obscuridad era total, hasta que llegaron a la entrada de la refinería en la hoy Av. González Ortega. Eran las 5 de la mañana.

Algunos trabajadores que se disponían a iniciar el turno se marearon y otros cayeron desmayados. Comenzaron a oírse gritos de alarma desde puntos en los que no veía a nadie. “Se apagó el quemador”. “Aquí hay un desmayado”.

Llegó una ambulancia del hospital cuyos faros alumbraban el rumbo del quemador y una camioneta remolcando un extinguidor, perteneciente al departamento de Contra-Incendio. “El Canelo” reportó a su jefe: “Trabajo terminado”. Se dirigieron al hospital donde médicos, enfermeras, camilleros y auxiliares atendían a los intoxicados con la premura que el caso requería, logrando salvar aproximadamente 90 personas, entre trabajadores y vecinos de la cercana colonia Flores Magón hasta donde el gas se había desplazado silencioso y traicionero.

Desgraciadamente no fue posible salvar la vida de 24 personas. De las oficinas por vía telefónica se dio la voz de alarma y algunos conductores que atravesaban la zona de peligro propagaron la noticia en los cafés del centro, llenando la mañana de angustia y consternación.

Uno de los vecinos era Roberto Mitford Taylor Sánchez. Su padre fue un inglés que se estableció en Parras, Coahuila, ahí contrajo matrimonio con la guapa María. Nació el hijo en 1898 que quedó con sus familiares cuando el matrimonio se fue Inglaterra.

Siendo un joven Roberto fue a vivir con sus padres. En 1914 estalló la Primera Guerra Mundial (Inglaterra y Francia contra Alemania), y fue reclutado por el ejército inglés. Se ganó una medalla por su valentía y un balazo en la pierna. Se conserva una foto: El Cairo, Egipto, 1918. Al terminar el conflicto en 1918  se embarcó rumbo a Tampico, donde encontró ocupación como intérprete de los geólogos de la compañía El Aguila, que exploraba la huasteca veracruzana.

En Tantoyuca se enamoró de la hermosa Margarita Robles Díaz, con la que contrajo matrimonio el 15 de marzo de 1926. Establecieron su hogar en Tampico donde nacieron sus hijos: Roberto, Carlos, Gracia Esther, Ricardo, Javier, y Emilia.

Llegó a Poza Rica en 1934 en busca de fortuna, y para ganarse la vida instaló una refresquería en el tianguis ubicado cerca del taller de Combustión Interna. Más tarde consiguió trabajo en el departamento de Materiales de Pemex.  Miguel nació en La Quebradora y Luis en la colonia Flores Magón, donde el matrimonio tenía una tienda. Su hijo Enrique estudiaba en Puebla. En 1944, al inaugurarse la Secundaria Díaz Mirón, aceptó impartir la cátedra de inglés.

El 22 de noviembre de 2001, señor Jacinto Martínez Hernández, trabajador petrolero jubilado, comentó en el programa “Nuestra Ciudad” conducido por Lorenzo Ramírez que transmitía Radio Mundo: “Mi vecino el señor Roberto Taylor sacó a su familia con trapos empapados de orines y agua, sobre la nariz y boca, y los encaminó  hasta el actual bulevar Lázaro Cárdenas, y se regresó a  auxiliar a los vecinos utilizando el mismo sistema, sacándolos fuera del área de peligro.

“Todos los vecinos éramos de las calles Hidalgo y Flores Magón, colindando con la refinería Nuevos Proyectos y la planta de azufre. Entre ellos: Juan Garrido, Fortino Huerta, Juan Berra, José Mejía Herrera,  Enrique Hernández, Celerino Flores, familia Chávez Vázquez, Alejandrino Herrera, Florencio del Río, Otilio Jongitud, Mauro Mejía, Salvador Jongitud, Juan C. Torres, Clemente Mejía, familia Badillo, el chino Julio Yee, y muchos que se escapan a mi memoria”.

“Ese día fallecieron 19 personas y posteriormente 18 personas más entre adultos y niños, aumentando el número a 37 personas muertas.

El testigo presencial  que perteneció al cuerpo de Bomberos Voluntarios  fundado en 1949, asevera: “El accidente se debió a que habiendo demasiada neblina y soplando fuerte viento, la copa del quemador de gas venenoso se apagó y el gas se esparció…flotando a una altura de 50 centímetros del piso, por eso no fue más grande la tragedia, porque en aquel entonces muchos dormíamos en el suelo en petates y otros en catres de tijera…”  Perros y gatos se salvaron, las gallinas no.

En elogio a la valiosa actuación de Don Roberto Taylor, Chinto Martínez, afirma con valor civil: “Su acto heroico nunca fue reconocido por alguna autoridad”.

Ese altruismo de rescatar a su familia y a una docena de vecinos, es muestra de valor, amor al prójimo y desprendimiento ya que corría grave riesgo su vida. Escribir su nombre en la historia es un acto de justicia.

El ingeniero Jaime J. Merino, superintendente de Pemex se presentó en el lugar del siniestro con sus colaboradores para instruir lo conducente. Recorrió la colonia casi deshabitada, alentando a los vecinos que se encontró y poniendo a su disposición el auxilio que requirieran. Dio aviso a las oficinas centrales de  la empresa.

A las ocho de la mañana arribo en avión el director de Petróleos Mexicanos Antonio J. Bermúdez, profundamente conmovido. Recorrió el hospital acompañado por Merino. Se enteró del estado de los intoxicados, corroboró que el auxilio médico fuera el adecuado y dispuso la adquisición de ataúdes para que los cadáveres fueran velados en el Teatro Social. La enorme sala se llenó de arreglos florales  y coronas. Los líderes concurrieron al velorio  junto a  los deudos y el pueblo  afligido.

Recorrió el área de Nuevos Proyectos y comprobó que había algunas casas dentro de las instalaciones. Dictó las disposiciones para indemnizar a los familiares sin mayores trámites.

Don Sinesio Capitanachi en su valiosa obra (1983), enumera algunos de los vecinos indemnizados por el fallecimiento de sus familiares, incluyendo los menores de edad: Severiano Ortiz Hernández, su esposa Leonarda Cortina y dos hijos.- Margarita Meza Cruz, amasia de Encarnación Sánchez González, sus hijos Evelia y Raúl, su nieto Ernesto Valdez Sánchez.- Cesáreo Zamora Orduña y su media hermana Juana Hernández Orduña, y sus hijos Silverio, Inés e Isabel Salazar Hernández.-

Otros fueron: Fulgencio Román Loya y su hijita Santa Román Polo, perecieron, sobreviviendo la esposa  Rufina Polo.- Ángel Sánchez Ortiz, dejó como deudos a su padre Juan Sánchez Lara y su esposa Guillermina Ortiz. Además de la hermana de Ángel, Bertha Castro Sánchez de Bauza.- La indemnización por la niña Teresa Garrido Ruiz, fue entregada a sus padres Juan Garrido y Antonia Ruiz.- A Cira Pelcastre Pulido, esposa del señor Pablo Zaleta, se le concedió la planta en la empresa.- María Rebeca Álvarez, murió quedando como sus herederos sus hijos Carlos Ramírez y Eulalia Jiménez. Su abuelo Apolinar Jiménez recibió la indemnización.- Los familiares de Yolanda Barrios Cruz no realizaron trámite.

La empresa indemnizó a los familiares con cantidades que fluctuaron entre 4 y 45 mil pesos. Se desalojó a las personas que vivían cerca de la planta de Nuevos Proyectos. Y según convenio, Pemex indemnizaría a los colonos por el costo de sus casas, proporcionándoles transporte para el cambio, así como materiales de construcción. Algunos colonos se reubicaron en la colonia Cazones y la Tepeyac.

El 28 de noviembre de 1950, el presidente de Coatzintla  Sabino Salas Chávez, en un gesto de solidaridad con el pueblo, puso “a disposición de las personas afectadas residentes en la colonia Flores Magón, de la congregación de Poza Rica, con carácter gratuito, la porción de terreno de acuerdo a sus necesidades para construir habitación en la colonia Adolfo Ruiz Cortines de esta Villa, que cuenta con servicio de agua, luz y magnífica carretera”.

Debido a que la burocracia entorpece las buenas intenciones, se inició el juicio civil 16/53 en el Juzgado del Tercer Distrito para que se diera cumplimiento al convenio firmado. Los promotores del litigio fueron: Carlos Jiménez, Pedro H. Cruz, Eustorgia viuda de Bolaños, Alberto y Luis Márquez, Miguel Díaz, Irene Campos, María Isabel Cruz y otros, arrojando un total de 127 indemnizados que finalmente recibieron un total de $1,587, 400.00. Según el texto se contabilizaron 25 muertos.

El imaginario colectivo es terrible, fantasioso y pícaro: Un trabajador entró al turno. Poco después llegó un acomedido a acompañar a la dama en su desamparo nocturnal. La muerte los sorprendió en tórrido romance. El viudo cobró venganza haciendo pasar al  Sancho como  “un familiar”.

Continuar Leyendo

Columnistas

POLÍTICA URBANISTA. Se buscan candidatos

Publicado

-

Por Arq. Braulio Javier García Nieva

De manera descomunal se realiza una búsqueda de personas para que abanderen a un partido político para cualquiera de los posibles cargos de elección o para formar parte de los cuadros que lo integran, es decir, el espíritu democrático en su más amplio sentido queda manifestado en estos momentos. Hoy, con el exceso de partidos, cualquier persona podrá ser representante como precandidato a un puesto público. Pero en verdad ¿Esto es lo que queríamos?

A nivel nacional existen 10 partidos compitiendo como lo son: Morena, PAN, PRI, PRD, Partido del Trabajo, Movimiento Ciudadano, Verde Ecologista, Partido Encuentro Social, Redes Sociales Progresistas y Fuerza por México, y a estos hay que agregar los partidos de reconocimiento estatal que por decir en Veracruz hay 4 más que son Podemos, TPV, UC Y Cardenista, y por si fuera poco, la figura de candidatos independientes.

Esta situación de exceso de partidos nuevos ha creado una desesperación por encontrar figuras políticas que puedan llenar sus cuadros representativos de partido y así conservar el registro; en esta voracidad de encontrar candidatos se suscitan varias situaciones: por un lado se abrió el abanico de posibilidades de acceder a una candidatura y eso ha permitido que cuadros jóvenes o renovados accedan a una candidatura donde su liderazgo y representatividad por fin se ven plasmadas en una boleta electoral; por otro lado las estructuras partidistas que en su afán de consolidarse en el poder, luchan por imponer a figuras o personajes que nada tienen que ver con una carrera política o con la preferencia electoral, únicamente las imponen para consolidarse dentro de la estructura de gobierno y así aumentar su cuota de poder o de consecución política. También estamos viendo la peor de las situaciones y es que, en la desesperación de colocar a personas conocidas por la sociedad, se esté desvirtuando el espíritu de representatividad política y se caiga en otro tipo de personajes que ahora serán políticos, es por ello que ahora veremos a cantantes, cómicos, deportistas, etc., en la boleta electoral.

No es que sea nuevo ver a deportistas como mandatarios, ya hemos tenido esa situación, pero sí se nota ahora un exceso de personajes actorales y artísticos usados como representantes políticos de nuestra sociedad, si bien aceptamos que el gremio de actores y actrices tiene que tener una representatividad, hoy por hoy está muy sobrepasada su presencia en los escenarios políticos.

Es así como esta que debiera ser una oportunidad para la renovación de cuadros políticos, está siendo desaprovechada, pues vemos que las personas calificadas, con preparación y perfil o carrera política son los menos en cuanto a que hay mucho más personas sin preparación, sin conocimiento y sin razón de ser posibles candidatos o ya candidatos a un puesto de elección popular.

Como ciudadanos hay que tener bien claro qué es lo que estamos eligiendo y para qué lo estamos eligiendo, por decir algo, un empresario que es candidato por lo menos sabemos que sabe conducir una empresa y sabe lo que es la responsabilidad de pagar una nómina, impuestos y trabajar, así como si un académico se postula, sabemos que tiene la preparación de sobra y los conocimientos para conducir cierta estructura laboral, un político de experiencia sabrá conducirse con la sociedad y obtener las necesidades y convencer a la ciudadanía de qué es lo mejor que le conviene en pro de la paz de la sociedad, pero ¿Aquellos que no tienen nada de eso? ¿Qué es de aquellos que ni son empresarios ni académicos ni tienen un gran recorrido político en su haber? ¿Qué valores ofrecen a la sociedad a cambio de su voto? En términos cuantitativos, la mayoría de candidatos no ofrecen ni un buen discurso político siquiera, y mucho menos preparación.

Por favor valoremos esto y analicemos muy bien nuestro voto y sus consecuencias, pero más allá de eso, hay que salir a votar aunque sea por su cantante o luchador, pero salga a votar, que la democracia viva se ejerce votando y no sólo opinando.

Continuar Leyendo

Columnistas

DE LOS ÁNGELES A LOS DEMONIOS. Igualdad, Inclusión y cero discriminación

Publicado

-

Dra. Denisse de los Ángeles Uribe Obregón. Magistrada del H. Tribunal Superior de Justicia

Este 1 de marzo se conmemora a nivel internacional el Día para la Cero Discriminación, proclamado por Naciones Unidas en 2013 con el propósito de promover la diversidad, la inclusión y el derecho que tenemos todas las personas a vivir una vida plena y con dignidad.

La Asamblea General de la ONU a través de la celebración de esta fecha reitera el mandato establecido por el artículo primero de la Declaración Universal de Derechos Humanos, el cual reconoce que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos.

En nuestro país, después de una importante lucha y cabildeo de ciudadanos, académicos y colectivos en situación de discriminación, se logró armonizar el derecho interno con el internacional a través de la Reforma constitucional realizada el 14 de agosto de 2001.

La citada Reforma incorporó un párrafo tercero al artículo primero de nuestra Carta Magna, agregando una cláusula de no discriminación, misma que sufrió modificaciones en 2006 y 2011 con el propósito de maximizar los derechos humanos de todas las personas sin distinción.

El derecho a no ser discriminado refuerza la protección ofrecida por el principio de igualdad, mismo que representa la esencia de los Derechos Humanos; el artículo segundo de la Ley Federal para Prevenir y Erradicar la discriminación señala que, corresponde al estado promover las condiciones para que la libertad y la igualdad de las personas sean reales y efectivas.

México es un país diverso, la riqueza de nuestra nación tiene su esencia en la pluriculturalidad reconocida por el artículo segundo constitucional; somos uno de los estados con mayor diversidad cultural, étnica y lingüística; una nación rica en costumbres y tradiciones sustentadas principalmente en nuestro origen indígena y en la mezcla étnica y cultural con aquellos que han arribado a nuestro país desde otros continentes, principalmente europeos y africanos quienes constituyen la tercera raíz del mestizaje mexicano.

Es importante mencionar que, el estado de Veracruz ha desempeñado un importante papel en la historia de las poblaciones afrodescendientes, ya que, luego de treinta años de lucha, en nuestra entidad se fundó el primer pueblo libre de América; San Lorenzo de los negros, actualmente llamado Yanga en honor a su fundador.

Durante los siglos XIX y XX México también recibió importantes migraciones asiáticas como resultado de los proyectos de colonización que buscaban impulsar un nuevo modelo de desarrollo, propiciando la interculturalidad y el mestizaje.

Además de pluralidad cultural, en nuestro país existe diversidad religiosa, variedad de opiniones y diversidad de género, entre otras diferencias que forman parte de nuestra identidad personal y no deben colocarnos en situación de vulnerabilidad.

La promoción de la diversidad y la inclusión centrada en los grupos más vulnerables son factores fundamentales para garantizar la igualdad, todas las personas tenemos derecho a recibir un trato digno y a vivir en un mundo justo, equitativo y sin discriminación.

Continuar Leyendo

Diario Digital

Cineboc - Mujer Maravilla 1984

Tendencia