Gana boleto a Rusia, en repechaje

El último invitado europeo a la Copa del Mundo 2018 es Dinamarca, que se impuso en su visita a Dublin, con remontada incluida, cinco por uno a la Selección de República de Irlanda, resultado con el que se convirtieron en el invitado número 30 a la justa internacional.

Irlanda fue rival pero solo la primera media hora del partido. Pese a que se fue adelante en el marcador al minuto seis, gracias a un gol de Shane Duffy, el cuadro local nunca tuvo el control del juego, que se le escapó de las manos al minuto 29, cuando Cyrus Christie igualó los cartones en el Aviva Stadium.

Desde ese momento los visitantes fueron dueños de la pelota y dominaron las acciones del encuentro, resaltando la figura de Christian Eriksen, quien fue el encargado de demoler cualquier ilusión de los irlandeses con tres goles.

El primero fue al minuto 32, cuando Andreas Jorgensen, en un contragolpe, le mandó un pase a Eriksen, en los linderos del área. El 10 del equipo rojiblanco, no lo pensó dos veces y de derecha le pagó para mandar la pelota al ángulo superior derecho de la portería de Kasper Schmeichel.

En la parte complementaria, Dinamarca incrementó su dominio. Le dejó el esférico a Irlanda, y aprovechando su poca eficacia a la ofensiva, finiquitó la serie con un disparo de media distancia y en una jugada dentro del área, tras un error de la defensa.

Al minuto 63, Eriksen sacó ventaja de la mala marca local, y con mucho espacio afuera del área, marcó su segundo gol de la noche, con un disparo de derecha que colocó pegado al poste izquierdo de Schmeichel.

Luego de 10 minutos , volvió a aparecer, esta vez dentro del área y aprovechando un mal despeje de Stephen Ward, con un riflazo hizo el cuarto tanto y el tercero en su cuenta personal.

Ya en tiempo de compensación, Nicklas Bendtner hizo el quinto y definitivo, desde los once pasos, para finiquitar el juego y que Dinamarca asegurara su lugar en la Copa del Mundo de Rusia 2018.