Ciudad de México.- Mónica Fernández Balboa ganó la votación para ser la nueva presidenta de la Mesa Directiva del Senado y no sólo le ha arrebatado la reelección a Martí Batres, sino que además desató una disputa interna en Morena.

Originaria de Teapa, Tabasco, la senadora se desempeñó como vicepresidenta en la Cámara alta este primer año de la LXIV Legislatura y ahora que la encabeza la oposición no duda que se alinee a las políticas de su paisano, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien ha respaldado en sus tres campañas.

Fernández Balboa ha acompañado al mandatario tabasqueño hasta en las marchas y plantones desde que estaban en el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Este será el cargo más alto que ejerza, mucho más que cuando fue secretaria de la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados.