Mérida, Yuc.- Los próximos meses la Península de Yucatán permanecerá en estado de emergencia por la escasez de gas natural, que deriva en la falta de electricidad, lo que ya se demostró con el apagón masivo que vivieron ayer los yucatecos.

En un oficio del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) se declaró la emergencia y se explicó que tres de las centrales de ciclo combinado producirán únicamente 315 megawatts hora y no los mil 252 que deberían, lo que significa una operación al 25 por ciento.

Con fundamento en lo establecido en los artículos 107, 108, fracciones I y II de la Ley de la Industria Eléctrica, el estado de emergencia estará vigente mientras haya una producción menor a 985 megawatts.