Tuxpan, Ver.- Cerca de 380 sexoservidoras han tramitado su cartilla sanitaria ante la Dirección de Salud municipal.

Lo anterior fue informado por el titular del área, Josué Andrade Cruz, quien manifestó que se debe regular el servicio que estos hombres y mujeres prestan, con el objetivo de evitar la transmisión de enfermedades sexuales.

“La ley es clara y las personas que se dedican a esta noble profesión, deben estar protegidas contra las enfermedades de transmisión sexual, sobre todo: VIH, VDRL, Hepatitis B o C, y deben acudir cada tres meses a regulación ante los organismos de salud correspondientes, en este caso esta actividad se realiza junto con la Jurisdicción Sanitaria y la Dirección de Salud”.

Dijo que es vital que se adopten todas las medidas de salud y no bajar la guardia ante la transmisión de enfermedades sexuales en Tuxpan.

Por su parte, Benito Cadena Lázaro, secretario general de la Unión Sindical de Bares, video bares, cervecerías, vinaterías y depósitos el municipio de Tuxpan, refirió que es un abuso por parte de las autoridades comisionadas en el ramo de salud, realizar operativos en contra el personal que labora en dichos negocios, solicitándoles la cartilla municipal de salud.

Apuntó que quienes no cuenten con este documento, están siendo enviados a los separos o son sancionadas con una multa de 500 pesos, pero que estos operativos representan una presunta violación a la integridad física de las mismas.

Cadena Lázaro señaló que la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde hace muchos años derogó las cartillas de salud municipal, ya que éstas violaban los Derechos Humanos de las sexoservidoras.

Sin embargo, Andrade Cruz mencionó que lo expuesto por Cadena Lázaro no tiene bases legales y que la cartilla de salud se sigue exigiendo a las sexoservidoras y no ha habido modificaciones a la ley.

Agregó que cada tres meses, las sexoservidoras están acudiendo al Departamento de Regulación Sanitaria a realizarse las pruebas de panel viral y posteriormente, acuden a la Dirección de Salud para notificar los resultados para que se les permita laborar.

Pero destacó que puede haber trabajadoras sexuales que no están cumpliendo con la norma y que pongan en riesgo la salud de otros ciudadanos.