La insalubridad es solapada principalmente por autoridades de salud

Papantla, Ver.- La matanza clandestina de animales, así como la distribución de carne en vehículos inapropiados, constituyen un verdadero foco de infección que es solapado principalmente por autoridades de salud en el municipio.

En anteriores operativos se logró detectar a algunos de estos introductores de carne clandestina, pero hace más de un año que no se toman nuevas acciones para proteger la salud de los consumidores.

Se trata de un problema que es competencia de los regidores de Policía y Comercio, pero hasta el momento duermen el sueño de los justos, al igual que la edil Oralia Soler Sosa, quien tiene mayor responsabilidad en esos asuntos, pero es quien menos hace para cumplir al pie de la letra con su importante comisión.

De mañana y tarde se observan camionetas que transportan cárnicos y llegan al embarcadero del mercado Benito Juárez, sin que autoridad alguna intervenga. De acuerdo con conocedores del tema, muchas veces se trata de animales que mueren en potreros o chiqueros, y de los cuales no se investigan las causas, sino que se destazan y más tarde se venden kilos de producto sin mayor problema, sobre todo en ese centro de abastos.

Tal solapamiento puede derivar en enfermedades para quienes consumen dicha carne, pero eso es lo que menos importa a las autoridades municipales, así como a quienes administran el rastro, que con esta anomalía pierden recursos por el sacrificio y traslado clandestino.

Es importante mencionar que los comerciantes voraces llevan la carga en vehículos insalubres, donde se comparten espacios con basura y combustibles, lo que incrementa el riesgo de enfermedades, pero parece que a nadie le importa este gran problema.

Por Sabino Bautista Juárez