Teherán, Irán.- Las tensiones entre Irán y Estados Unidos se han elevado este lunes con la orden de arresto que el país musulmán emitió en contra del presidente Donald Trump, a quien acusó de ser responsable de la muerte del general Qassem Soleimani en Irak.

El fiscal de Teherán, Ali Alqasimehr, fincó cargos por asesinato y acción terrorista ordenados por Trump e involucró a otras 35 personas, entre ellas políticos y militares de la nación norteamericana, en el ataque con aviones no tripulados que causaron el deceso en las inmediaciones del aeropuerto de Bagdad.

La orden de aprehensión fue notificada a la Policía Internacional (Interpol) para que gire una ficha roja y se detenga al presidente estadounidense en cualquiera de los 190 países donde tiene operaciones, sin embargo, Trump está blindado y puede ser arrestado.

“Si bien el mandatario estadounidense no enfrenta peligro de arresto, los cargos subrayan las tensiones entre Irán y Estados Unidos desde que Trump retiró unilateralmente a su país del acuerdo nuclear de Teherán con las potencias mundiales”, señala la agencia AP.

Tras el asesinato del general iraní, Donald Trump no sólo no se disculpó, sino que lo justificó diciendo que Qassem Soleimani “fue el que alimentó las guerras en toda la región” y que “sus manos están cubiertas de sangre iraní y estadounidense”.

En su momento, el presidente de Estados Unidos dijo en conferencia de prensa que “al sacarlo del tablero del juego” han terminado “con una ficha importante” que estaba planeando más atentados después del asalto a la Embajada de Estados Unidos en Irak.