Por su decisión parcial al castigar a las secretarias que se dieron con todo

Papantla, Ver.- El contralor municipal Alberto Martínez Olarte fue reprendido tanto por regidores como por el mismo secretario municipal, Octavio Tremari Gaya, por su parcial actitud en el castigo hacia las mujeres sindicalizadas que la semana pasada se enfrascaron en feroz lucha.

Se logró saber que tras la pelea iniciada por Verónica García Pérez, del sindicato de la CNOP, contra Ana Lilia Beltrani Merinos, de la CROC, ambas fueron suspendidas de sus labores en el Registro Civil el martes pasado por la tarde, pero el regresar a laborar, la primera de éstas se fue reinstalar en su mesa. No así su contrincante, quien seguía sentada en una silla y sin mayor actividad.

Óscar Guerrero Pérez, dirigente del sindicato que protege a Verónica, se confabuló con el contralor Alberto Martínez para reinstalarla en cuanto terminó la sanción. Por supuesto, previa componenda con la mujer, quien por cierto tiene otras ocho actas circunstanciadas por mala conducta.

Pero eso no significa nada para el contralor y el líder del sindicato en mención, quienes a toda costa la protegen.

Eso le valió el jalón de orejas al contralor municipal, quien prefirió el recurso a su función como empleado municipal.

Ahora se espera que Ana Lilia, de quien sus compañeras de trabajo dicen que sólo se defendió, sea reinstalada en su escritorio en el Registro Civil, como a su contrincante, quien goza de impunidad.

¿Usted qué opina?: