Adís Abeba, Etiopía.- Con “voz de pánico”, el piloto de Ethiopian Airlines pedía permiso para regresar al aeropuerto para aterrizar porque tenía problemas graves con la aerolínea.

Un controlador de tráfico aéreo dijo que el avión se movía cientos de metros hacia arriba y hacia abajo, con una velocidad que parecía inusualmente rápida. Sólo duró seis minutos en el aire después de su despegue y se estrelló en tierra matando a las 157 personas que llevaba a bordo.

Las investigaciones emprendidas por las autoridades francesas recaban datos del vuelo y las grabadoras de voz para determinar qué provocó la caída del avión. Mientras tanto, en Etiopía ya se toman muestras de ADN de los familiares de las víctimas, para ayudar en la identificación de los restos.

¿Usted qué opina?: