Nuestras Redes

Columnistas

LA EMANCIPACIÓN DE LA PATRIA

Publicado

-

Por Leonardo Zaleta

Cronista de la ciudad

En todos los tiempos, las revoluciones cobran impulso cuando el hambre, la enfermedad y la injusticia constituyen el despreciable patrimonio de las masas.

Toda inconformidad es la preparación lenta pero firme de una exigencia de cambios fundamentales en la organización política de cualquier país. Anuncia una transformación que debe acabar con la preeminencia de los de arriba y la marginación de los de abajo.

Las banderas de rebeldía se alzan cuando la clase gobernante es incapaz de enfrentar la crisis y apaciguar los reclamos de nuevas formas de organización social, más justa y equilibrada.

Los antecedentes del movimiento emancipador de 1810 pueden encontrarse en: el esclavismo de las masas, la restricción del comercio permitido exclusivamente con la metrópoli, la corriente de pensamiento encabezada por los enciclopedistas, la independencia de los Estados Unidos, la revolución francesa, la invasión de Napoleón a la península ibérica en 1808, y la inconformidad de los criollos y el bajo clero ante la falta de oportunidades de ascenso en lo eclesiástico, lo militar o lo burocrático. Esta fue la rebelión de los desposeídos.

Ninguna sublevación de las ocurridas en la etapa colonial amenazó la estabilidad del régimen hasta la conspiración de Querétaro; de ahí derivó la arenga del sacerdote Miguel Hidalgo en el pueblo de Dolores, Guanajuato; las huestes insurgentes conducidas por el genio militar de Ignacio Allende; los ejércitos victoriosos comandados por José María Morelos (artífice de la constitución de Apatzingán de 1814); la resistencia contumaz de Guadalupe Victoria, Serafín Olarte y Vicente Guerrero a partir de 1815, a la que se sumó el español Francisco Javier Mina en 1817 para combatir al lado de los insurgentes.

Napoleón Bonaparte liberó a Fernando VII en 1814, y el monarca español retornó a su patria sólo para anular la constitución liberal de 1812 que disminuía los privilegios del rey, el clero y las clases acomodadas; devolvió sus pertenencias a la iglesia y resucitó la inquisición, lo que provocó la rebelión en España del general Rafael Riego en 1820.

Como castillo de arena el despotismo se comenzó a derrumbar, y atemorizado, ese mismo año, el endeble monarca tuvo que jurar la constitución de 1812 de la que había renegado.

Al entrar en vigor el nuevo ordenamiento jurídico-político fue abolida la inquisición, los presos del santo oficio fueron liberados, se restableció la libertad de prensa y se reinstaló el Supremo Tribunal de Justicia. Las inconsistencias del rey provocaron inquietud y caos, no había concordia ni rumbo.

Saber que por esas circunstancias, Madrid no estaba en condiciones de enviar tropas a las colonias americanas, alentó los afanes separatistas de los criollos, relegados por el hecho de haber nacido en este suelo e inconformes con el menosprecio al que los sometían.

En la capital de la Nueva España, el 11 de junio las autoridades civiles, militares y eclesiásticas juraron la constitución de Cádiz. Pero en octubre de 1820, Fernando VII decretó nulos todos los actos del gobierno constitucional, y el 18 de noviembre intentó dar un golpe de Estado. Los liberales lo contuvieron y los asuntos del gobierno continuaron dando tumbos en la metrópoli.

Pero, un conflicto armado sostenido a lo largo de 10 años, deja una secuela de perturbaciones como: la mengua de la producción agrícola y minera, la escasez de alimentos, la baja de ventas en el sector comercial y la inevitable carestía, los monopolios, acaparamientos y la especulación; la falta de combustible para uso doméstico -especialmente carbón-, los asaltos a las recuas de los arrieros para despojarlos de sus mercancías, la destrucción de puentes, caminos, pueblos y la interrupción del correo, el alza de los impuestos; la delincuencia a causa del desempleo, y como corolario la secuela de pánico, hambre, epidemias, sangre y muerte.

El clero y las clases privilegiadas tenían visualizado que lo más conveniente era poner fin a la guerra y separarse de España. La restauración de la constitución de Cádiz extinguía sus privilegios, así que al apoderarse del gobierno de Nueva España se anulaba la constitución y se daba fin a las intromisiones de la madre patria. En la Casa Profesa, establecimiento de los jesuitas, con la complacencia del virrey Juan Ruiz de Apodaca, se reunían personajes de elevado rango para dar forma a este propósito. Esta fue la rebelión de los ricos.

El instrumento para la realización de estos planes fue un militar arrogante, cruel, y poco escrupuloso llamado Agustín de Iturbide. Se le propuso aniquilar a como diera lugar los reductos insurgentes del sur del país; en caso de no ser posible, había que seducir al caudillo principal Vicente Guerrero, que enarbolaba la independencia de España y la igualdad de todos sin importar raza o condición social. El documento que Iturbide puso a consideración del caudillo suriano agregó el monopolio católico. Coincidieron ambos bandos y se dio fin a la guerra de independencia.

Se firmó el Plan de Iguala el 24 de febrero de 1821. Se creó el ejército trigarante con Iturbide a la cabeza, y se enseñoreó la bandera verde, blanco y rojo simbolizando: religión, independencia y unión.

A partir de ese momento, Guerrero y los caudillos insurgentes fueron desplazados. Un motín destituyó al virrey Apodaca. Cuando llegó el nuevo virrey Juan O´Donojú se encontró que el ambicioso caudillo ya se había apoderado del escenario.

Mediante los Tratados de Córdoba que firmó el 24 de agosto de 1821 junto con Iturbide, reconoció la independencia de la Nueva España. Pocas semanas después, extrañamente Don Juan, hombre de bien, falleció. El flamante libertador escogió como fecha para hacer su entrada triunfal a la ciudad de México el 27 de septiembre, día de su cumpleaños, culto a la personalidad que en nuestra historia ha tenido muchos seguidores.

El 21 de junio de 1822 con todo el boato, se hizo coronar emperador con el nombre de Agustín I, ataviado al estilo de  Napoleón. Desbarató el Congreso. Ante el fracaso de la Corte de opereta tuvo que abdicar el 20 de marzo siguiente y fue desterrado a Italia.

México iba a empezar a buscar un sistema de gobierno republicano y democrático que respondiera a las expectativas de las clases desposeídas, que aliviara de dolor de los marginados.

Quedaban atrás 300 años de opresión y vejaciones. Un nuevo sol de justicia y libertad habría de alumbrar el camino de la redención, a costa de más sangre. .

Advertisement
Comentar

¿Usted qué opina?:

Columnistas

De los Ángeles a los Demonios

Publicado

-

Dra. Denisse de los Ángeles Uribe Obregón

Magistrada del Tribunal Superior de Justicia

75° Asamblea General de la ONU: perspectivas y desafíos

Durante el mes de septiembre, los estados miembros de Naciones Unidas celebran el periodo de sesiones de la asamblea general, tradicionalmente esta reunión se desarrolla en el recinto de la organización internacional con sede en New York, sin embargo, en esta ocasión la emergencia sanitaria ha obligado a que los jefes de estado y líderes mundiales participen de manera virtual.

En este septuagésimo quinto periodo de sesiones, los discursos se han centrado en los efectos de la pandemia de COVID-19: el desarrollo y distribución de una vacuna, el reto de mejorar los sistemas sanitarios, la reapertura de instituciones educativas, así como en el diseño de estrategias que incentiven la reactivación económica.

En cada una de las sesiones se ha recalcado la urgencia de hacer frente a los desafíos existentes a través de la coordinación y cooperación internacional, pues tal como señaló António Guterres, secretario general de Naciones Unidas: “El multilateralismo no es una opción sino una necesidad en nuestra tarea de reconstruir para lograr un mundo más igualitario, más resiliente y sostenible”.

De acuerdo con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, por primera vez en treinta años, la pobreza va en aumento y los indicadores de desarrollo humano a la baja, escenario que nos aleja cada vez más de alcanzar los objetivos del desarrollo sostenible.

Los citados objetivos forman parte de la Agenda 2030 adoptada formalmente el 25 de septiembre de 2015 durante la septuagésima Asamblea General de Naciones Unidas, con el propósito de lograr mayor prosperidad en los ámbitos económico, social y ambiental, entre estos se encuentran: la erradicación de la pobreza y el hambre, el combate al cambio climático, alcanzar una educación de calidad y hacer realidad la igualdad de género.

Lamentablemente, a cinco años de su adopción, el panorama actual no es alentador; la pandemia ha empañado los esfuerzos mundiales revertiendo décadas de trabajo y progreso, pero también ha acentuado el compromiso de redoblar esfuerzos para hacer realidad las metas planteadas.

La celebración de esta Asamblea General coincide con el aniversario número 25 de la Cuarta Conferencia sobre la Mujer, celebrada en Beijing en 1995, de la cual se deriva un importante programa de acción en pro del empoderamiento femenino y de la lucha mundial por la igualdad de género, sin embargo, los resultados no han sido del todo exitosos, de acuerdo con Naciones Unidas, al ritmo actual el mundo tardaría 99.5 años en alcanzar la equidad.

Durante este 75° aniversario de las Naciones Unidas, los debates se han tornado más interesantes que nunca, pues actualmente la humanidad enfrenta grandes retos; además de la pandemia, el secretario general de la ONU ha advertido cuatro alarmantes problemáticas mundiales: las tensiones geoestratégicas, la crisis climática, la desconfianza mundial y el lado oscuro del mundo digital.

Aunado a los problemas señalados, las tensiones diplomáticas entre Estados Unidos y China han incrementado en los últimos meses, poniendo en riesgo las estrategias de cooperación y fraternidad internacional frente a la pandemia.

Las fragilidades globales han quedado demostradas este 2020; el mundo tiene un importante desafío: superar el COVID-19 y sus consecuencias, además de prevenir situaciones similares y redoblar esfuerzos para alcanzar los objetivos del desarrollo sostenible plasmados en la Agenda 2030.

La pandemia nos ha dejado innumerables lecciones, las cuales deben prepararnos para hacer frente a los desafíos venideros y encaminar a la comunidad internacional a reforzar la cooperación y el multilateralismo para la construcción de un mundo más pacífico, inclusivo y sostenible

Continuar Leyendo

Columnistas

EL PODER DEL PUEBLO

Publicado

-

Cascarones vacíos

Lic. Rubén Ríos Uribe

Confirmando que la buena literatura es intemporal, hace más de medio siglo el escritor Jorge Ibargüengoitia escribió la novela “Maten al león”: la historia del presidente de la isla de Arepa, Manuel Belaunzarán y su irrisoria oposición política, que no por ser ficticios -isla, presidente y opositores- carecían de elementos que abundaban y siguen abundando en la vida real.

La historia que fue llevada a la pantalla con las geniales actuaciones de David Reynoso, Jorge Rivero y Ernesto Gómez Cruz incorpora cambios menores, como en toda película, pero conserva intacta la sátira del libro.

Arepa representaba a cualquier país de la cuenca del Caribe a mediados del siglo XX, el General en el poder pintaba de cuerpo entero a los dictadores que pululaban en América Latina en esa época y sus opositores… bueno, sus opositores se parecen mucho a los que tenemos hoy en día y que fueron la razón por la que me acordé de “Maten al león”.

La fina ironía de Ibargüengoitia dibujó a unos opositores en minoría, timoratos, indecisos, encogidos, frustrados, ambiciosos de dinero más que de poder –soñaban con que el dictador pactara con ellos-, temerosos de perder sus privilegios y, sobre todo, la fuente de sus desgracias: incapaces de lograr una auténtica base popular. Hasta el nombre les viene bien, porque eran del Partido Moderado y “moderado” es pariente de “conservador”.

Pero ni siquiera la fértil creatividad del escritor pudo imaginar la comicidad involuntaria, el ridículo de pena ajena, de nuestra oposición actual: casas de campaña vacías colocadas en una de las principales calles del país para simular un apoyo popular que no se tiene y que, siendo realistas, tampoco van a lograr de esa manera.

Casas de campaña que son cascarones vacíos, equivalentes políticos de espantapájaros rellenos de paja y símbolo perfecto de aquellos que las mandaron a instalar: vacíos de ideas, vacíos de convicciones, vacíos de compromiso –ni siquiera ellos durmieron ahí-, vacíos de autoridad moral.

El suyo es un movimiento con seguidores de utilería. Nos hace falta Ibargüengoitia para encontrar las mejores palabras que los describan en su absurdo, en su hipocresía, en su desesperación, en su derrota anticipada, en el miedo que se les adivina en la mirada, en su tragedia anunciada del 2021, del 2022 y del 2024.

Demócrata, como me considero, pienso que las casas de campaña vacías no dejan de ser un espectáculo triste. Al país le vendría bien una oposición con otro nivel. Una de primer mundo, que debata ideas, que proponga rutas, que señale legítimas diferencias. Pero –salvo muy pocas excepciones- los que tenemos, no entienden que no entienden.

*Diputado local. Presidente de la Mesa Directiva.

Continuar Leyendo

Columnistas

¿Qué está Pasando en Veracruz?

Publicado

-

El Legado de Ruth Bader Ginsburg

Lic. Adriana Linares Capitanachi

Diputada Local por Poza Rica y Coatzintla

Ruth Bader Ginsburg, fue uno de los más grandes iconos culturales del feminismo a nivel mundial. La también ministra de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos que murió el pasado viernes 18 de septiembre a la edad de 87 años, fue una mujer que siempre utilizó todos sus talentos para hacer su trabajo de la mejor forma posible.

Hija de padres inmigrantes judíos, se graduó 1954, época en el que solo el tres por ciento de los profesionales de la abogacía en la Unión Americana eran mujeres, desde ahí Ruth ya se encontraba abriendo brecha en su interminable lucha por las igualdades de la mujer.

En 1993, el Presidente Bill Clinton la nomino a la Corte Suprema y con lo que se convirtió en la segunda mujer en ser juez del más alto tribunal de los Estados Unidos,  con ello recordamos uno de sus casos más importantes y tempranos en la Corte, el llamado Estados Unidos vs Virginia. Que anuló la política de admisión de solo hombres en el Instituto Militar de Virginia. Al explicar su decisión al pueblo, la jueza Ginsburg alego la célebre frase “Ninguna ley o política debería negar a las mujeres la plena ciudadanía, la misma oportunidad de aspirar, lograr, participar y contribuir a la sociedad en función de sus talentos y capacidades individuales”.

 Siguiendo el legado de Notorious RBG (Como también era conocida), como legisladoras debemos seguir abonando para terminar con estructuras generacionales que intentan frenar los derechos y libertades de las mujeres. También tenemos la responsabilidad de ser portadoras activas de la voz de quienes durante generaciones han venido luchando por reivindicar los derechos de igualdad de género.

Hace unos días nos reunimos en un ejercicio inédito de colaboración entre sociedad civil y diputadas de todos los grupos parlamentarios de esta LXV Legislatura en el Foro Virtual “Agenda legislativa de género: avance y oportunidades”, organizado por el Centro de Estudios para la Igualdad de Género y Derechos Humanos de este H. Congreso de Veracruz.

Realizamos un recuento de los temas de género que hemos abordado en esta legislatura, temas relevantes como la paridad total en la designación de las personas titulares en dependencias estatales, municipales, en el Poder Judicial y en organismos autónomos.

La Reforma al Código Civil de nuestro estado, que no se realizaba desde hace décadas, y en el que se planteó reformarlo tomando como prioridad el principio de Igualdad entre Géneros. Otro gran logro de esta Legislatura fue la creación de la Fiscalía Especializada en Violencia contra las Mujeres por Razón de Género, iniciativa de mi autoría tiene como propósito atender, focalizar, localizar, visibilizar y atender las problemáticas actuales de las mujeres en Veracruz.

Dentro de los espacios públicos o privados somos las mujeres quienes realmente hemos realizado transformaciones profundas y alzado la voz para exigir el respeto e igualdad en una sociedad que impone desigualdades estructurales y limita nuestras libertades. Cada una de nosotras enfrenta día con día, en cualquier espacio donde nos desarrollemos formas, métodos, pretextos, lenguaje y actitudes por demás misóginas que intentamos de alguna manera eliminar porque perpetúan estereotipos que nos han impuesto.

Por medio del derecho, la jueza Ruth Bader, ayudó a empujar con éxito, en congresos y cortes, la igualdad entre mujeres y hombres como un principio constitucional. Siendo un ejemplo de vida y profesionalismo. Por medio de esta legislatura, seguiremos trabajando para que las veracruzanas accedan a una vida plena y con dignidad humana.

[email protected]

Continuar Leyendo

Diario Digital

Tendencia