Guadalajara, Jal.- A pesar de que hay autoridades coludidas con los criminales, los sacerdotes no han dejado de denunciar a los delincuentes en una región –como México y América Latina- donde la violencia y el narcotráfico se convierten en un reto para los religiosos, aseguró el presidente del Episcopado Mexicano y cardenal tapatío José Francisco Robles Ortega.

Es preciso denunciar lo que no está de acuerdo con el Evangelio, con los valores humanos y los derechos fundamentales, agregó el cardenal español, Luis Martínez Sistach, durante su participación en el Encuentro Continental Pastoral Urbana que reúne en la capital tapatía a arzobispos, cardenales y obispos hispanoparlantes.

Coincidieron en que “la injusticia merma la esperanza y hace perder la fe”. Además, en una sociedad donde el crimen organizado se infiltra en el tejido social, la religión debe ser cuidadosa para no permitir la llegada a sus arcas de recursos mal habidos. “Lo que se ha hecho en Colombia con la incautación de bienes puede servir de ejemplo, para la redistribución de la riqueza”, señaló el obispo de Colombia José Daniel Falla Robles.

¿Usted qué opina?: