Zacatecas, Zac.- El exprocurador de Justicia de Zacatecas, Arturo Nahle García, recriminó la decisión que tomó el Presidente Andrés Manuel López Obrador de liberar a Ovidio “N” a cambio de no desatar una masacre en Culiacán Sinaloa.

En entrevista radiofónica, el magistrado explicó que, aunque entiende lo difícil y polémica de la decisión, haber cedido al chantaje y a la extorsión de la delincuencia demuestra derrota y rendición de parte del Estado mexicano.

“Ahora vas a detener a “El Mencho” y te van paralizar Jalisco; luego van a detener a “El Marro”, el líder del cártel de Santa Rosa, y te paralizan Guanajuato para liberarlos”, abundó Nahle García.

Narró que cuando fue procurador se presentó una situación parecida, cuando arrestaron en flagrancia a dos sujetos que asaltaron un camión que llevaba cemento,

Por la noche, un policía ministerial fue a comprar una hamburguesa y un comando armado se lo llevó. Un poco más tarde, una llamada al 066 advirtió que si no liberaban a los individuos aprehendidos no se volvería a saber de él.

A las 03:00 horas se reunió todo el gabinete de seguridad y de manera unánime resolvió que no podían doblarse ante los criminales, por lo que rechazaron la petición. Nunca más se supo de ese agente.

Si bien dijo que por ello está consciente de lo difícil que fue la decisión del gobierno federal en el caso del hijo del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, no la comparte.

“Queda sumamente debilitado no sólo ante la nación, sino en el contexto mundial, es una derrota. Las imágenes, el fulano arriba de una camioneta blanca con un Barret”, observó al señalar el impresionante poder armamentístico del crimen.

“La capacidad logística, en unos cuantos minutos bloquearon la ciudad, la capital del estado, hasta el aeropuerto suspendió operaciones. Es el tamaño del poderío, por eso se llama delincuencia organizada, están perfectamente organizados”, remarcó Nahle.

Además de todo eso, reprochó que la Guardia Nacional esté trabajando para Donald Trump y se dedique a cuidar que por la frontera sur no entren migrantes centroamericanos o africanos.

“¿Dónde está el Ejército? De albañiles, construyendo el aeropuerto de Santa Lucía. Y la delincuencia a toda madre”, cuestionó el abogado, quien insistió en que la labor del Estado es garantizar la aplicación de la ley.