Xalapa, Ver.- El secretario general de la secc. 56 del SNTE, manifestó que estarán atentos a las consecuencias que traerá la abrogación de la reforma educativa.

En entrevista vía telefónica, Mario Hernández recordó que dicha abrogación deberá pasar por los congresos locales toda vez que se tienen que armonizar las leyes secundarias y es ahí donde tienen que revisar los sindicatos magisteriales que se respeten los derechos laborales de los trabajadores de la educación de Veracruz.

Expuso que se asegurarán que la situación laboral de los trabajadores no se afecte, que los temas reclamados como tiempo completo y la carrera magisterial, estén incluidos de manera general, se puedan presupuestar en el estado y queden incluidos en las leyes.

El dirigente gremial, recalcó que además buscarán que se integre el tema de la vivienda porque lo maestros de Veracruz no pueden acceder al beneficio y es que explicó que, si bien están incluidos en las leyes secundarias anteriores, en la realidad no se concretó.

Mario Hernández opinó que la entrega de plazas deberá estar apegado a algún marco normativo que permita el control por parte del Estado y que el SNTE pueda participar de la “distribución” de empleos a los trabajadores que cumplan con el marco normativo.

Finalmente, dijo que los reclamos de la CNTE y del SNTE han sido en el mismo sentido, la diferencia es que ellos no han salido a las calles a manifestarse, sino que han seguido en las aulas reclamando lo mismo, la seguridad de los trabajadores para solventar los anhelos y necesidades, así como los requerimientos de quienes trabajan por la educación.

“Apoyamos la posición del Ejecutivo para atender los temas laborales y de seguridad de los trabajadores y también estamos comprometidos a crear leyes que permitan y aseguren la educación pública que no lesione los derechos de los trabajadores”, expresó.

Por Ángeles González