Puebla, Pue.- El gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta, confirmó lo que desde hace un año se sabía, que la exgobernadora, Martha Erika Alonso Hidalgo estaba escondida en el hotel MM durante la trifulca con la que se destapó el laboratorio electoral que tenían los panistas en dicho lugar.

Recordemos que en julio del 2018 candidatos y simpatizantes de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) encontraron una "fábrica de boletas electorales" a favor de la candidata de la coalición 'Por Puebla al Frente', Martha Erika Alonso Hidalgo.

Ante el descubrimiento, en el Hotel MM de la ciudad de Puebla se registró un enorme alboroto por este "mapacheo electoral”, ahí llegaron los candidatos al Senado, Alejandro Armenta Mier y a diputados locales, José Juan Espinosa y Héctor Alonso Granados, así como el dirigente estatal de Morena, Gabriel Biestro Medillina, irrumpieron en las instalaciones del inmueble acusando que en dicho lugar se fraguó el fraude electoral en contra del candidato a la gubernatura, Miguel Barbosa Huerta.

Barbosa Huerta, aseguró que desde la Ciudad de México un personaje le solicitó que la dejaran salir.

Comentó que fue a través de la actual directora del DIF, Leonor Vargas Gallegos y el diputado federal, Saúl Huerta Corona que estos disuadieron a los simpatizantes de Morena que se apersonaron en el hotel MM  para que retiraran.

“Lo que dijeron es que ella no estaba ahí, entonces ¿por qué estaban sus guaruras, su directora de Comunicación Social Sandra Izcoa? Pidieron una ambulancia para una mujer, ella estaba en la cocina y después la sacaron a una habitación, todo el tiempo estuvo allí en el hotel y pudo salir después de media noche”, finalizó.

Jorge Barrientos