Ciudad de México.- Si el gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador no empieza a generar certidumbre para las inversiones, el nivel crediticio de México podría verse afectado, de acuerdo con el director general para América Latina de Fitch Ratings, Carlos Fiorillo, quien destacó que actualmente la calificación es BBB con perspectiva estable, no obstante, podría cambiar.

“Esa perspectiva estable no quiere decir que la economía o México no enfrenten retos importantes, uno de ellos es en materia de crecimiento, que permita al gobierno cumplir con los objetivos fiscales que se han fijado y que pueda de alguna manera mantener esa estabilidad”, precisó durante su participación en el Foro Forbes Negocios.

 

“El no crecer a un mayor ritmo significa que tal vez no se dan las señales de confianza en la economía para atraer inversiones, que tienen muchos otros efectos y, en la medida, que no se generen esta estabilidad fiscal, de alguna manera también se pone en duda la estabilización de los niveles de endeudamiento del país”, abundó.