Cuernavaca, Mor.- Javier Sicilia Zardain, líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD) consideró preocupante la decisión tomada el pasado sábado cuando elementos del Ejército tomaron el control de la vigilancia en Cuernavaca, Jiutepec y Yautepec y realizaron una revisión de las armas de fuego, municiones, personal y equipo de las policías locales.

El activista teme que ese solo sea el principio y que tal medida se extienda a otros estados del país donde la violencia generada por el crimen organizado no ha disminuido. La toma de los tres municipios por parte del Ejército coincidió con el asesinato de María Fernanda Toledo, hija de Rubén Toledo Orihuela, director de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM).

“En Morelos antiguamente las elecciones eran un laboratorio de experimentación electoral, ahora es un laboratorio de experimentación de la toma por parte del Ejército, no lo sé. Seguro fue también porque Cuauhtémoc [Blanco] se sintió rebasado y llamó a la Federación. Yo creo que tendrán que tomar en cuenta a los gobernadores, pero preocupa la falta de una política clara”, dijo Sicilia Zardain.