México.- Hartas de la indiferencia e inacción del gobierno ante los feminicidios y más que indignadas por el manejo que le dieron los periódicos al asesinato de Ingrid Escamilla, miles de mujeres se movilizaron en cuando menos 12 estados y pusieron bajo sitio a dos de los más grandes diarios del país, La Prensa y Reforma.

Las protestas por el caso Ingrid no han terminado, todo lo contrario, apenas empiezan. Por lo pronto, estas movilizaciones han obligado a los medios de comunicación y al mismo gobierno, a sentarse en una mesa donde se analizará el manejo mediático de los casos de feminicidio.

El  México Bronco parece despertar, pero esta vez han sido las mujeres las que están impulsando un movimiento ciudadano que pretende poner fin a la violencia sexista y obligar a la autoridad aplicar la ley. Desde hoy, cada caso de feminicidio será un detonante de movilizaciones y esto pondrá al límite al gobierno.

En duda el actuar de autoridades que “invisibilizan” feminicidios

La violencia contra las mujeres ha puesto en duda el actuar de las autoridades mexicanas, que aún “invisibilizan” gran parte de los asesinatos ocurridos por razones de género cada año.

“Eso ha hecho que en México se hable de este nivel de asesinatos, 10 diarios, ni en una guerra. Es una situación muy grave”, advierte María de la Luz Estrada, coordinadora ejecutiva del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF).

A la defensora de derechos humanos, quien forma parte de una red nacional de 43 organizaciones en 23 estados de la República, le preocupa esa creciente violencia porque

Los hechos demuestran el desprecio por los cuerpos de las mujeres al ser arrojadas y abandonados en caminos, carreteras, parajes, barrancas, canales de aguas negras, tiraderos de basura, predios y hoteles de paso, de acuerdo con el OCNF.

“Son patrones que van encontrándose porque son recurrentes. El problema es que no se investiga y, entonces, no se acaba entender qué está pasando y puede tener muchas hipótesis de líneas de investigación”, argumenta.

Sin embargo, dice, las autoridades se niegan a apegarse a lo establecido en el Artículo 325 del Código Penal Federal, que establece: “Comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer por razones de género“.

Los casos deben investigarse con mayor rigor cuando el cuerpo de la víctima presenta indicios de feminicidios, como signos de violencia sexual, lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, y evitar limitarse o responsabilizar al crimen organizado, explica.

Con información de NOTIMEX