Jerusalén, Israel.- A través de un comunicado, la Policía israelí aseguró que hay evidencias suficientes que involucran al primer ministro Benjamin Netanyahu y a su esposa Sara en el escándalo de corrupción conocido como caso 4000.

Por ello, recomendó presentar cargos contra Netanyahu ya que sus investigaciones revelan que como ministro de Comunicación dio diversas facilidades a la empresa Bezeq y que tenía influencia en las decisiones de Walla, perteneciente a Bezeq, cuyo propietario también debería ser investigado, según la Policía.

A pesar de que el jefe de gobierno israelí siempre ha negado las acusaciones y las tilda como una caza de brujas, será la Fiscalía general quien decida si procede en su contra o no.

¿Usted qué opina?: