La propaganda antiinmigrante y el muro de Donald hicieron perder a los republicanos en Arizona, Nuevo México y Texas

El Paso, Texas.-  De los nueve distritos -de cuatro Estados- en la frontera con México, ocho eligieron a legisladores demócratas para la Cámara de Representantes. La polarización provocada por el discurso xenófobo de Donald Trump contra los migrantes condujo a la derrota de los republicanos que aspiraban a una curul en las ciudades de Arizona, Nuevo México y Texas.

La propuesta de construir un muro en los 3.169 kilómetros limítrofes, con la que Trump arrancó su campaña en 2015, no ha calado en las comunidades de El Paso (Texas) y Ciudad Juárez (Chihuahua) que ven la propuesta, como mínimo, imposible. Los habitantes de ambas ciudades no entienden sus rutinas diarias sin “el otro lado”.

La imagen de la militarización de la frontera tampoco marcó el ánimo antinmigrante de los votantes del distrito 15, al que pertenece Hidalgo, Texas, colindante con Reynosa, Tamaulipas, que dieron el 59% de los votos al candidato demócrata Vicente González para la Cámara de Representantes y el 68% a Beto O’Rourke, el aspirante demócrata al Senado.

“El mensaje contra la inmigración de Trump no ayudó en nada a los republicanos. El voto en las ciudades fronterizas fue un mensaje de rechazo a hablar mal de este tema e intentar dividir a la gente” apunta Genaro Lozano, profesor de la Universidad Iberoamericana.

 “La idea del muro es ridícula, de alguna manera nosotros necesitamos ir a México tanto como los mexicanos necesitan venir. Además, no hay suficiente presupuesto para hacerlo y no creo que México vaya a pagar por él, tienen cosas más importantes en qué pensar. No creo que alguna vez se vaya a construir, es una mentira”, dice enfático el transportista James Cole al revelar  que votó por los demócratas simplemente porque ante sus ojos no hay más que una región conectada hasta el tuétano.

¿Usted qué opina?: