Tula, Hgo.- Habitantes de la localidad de Santa Ana Ahuahuepan, lugar conocido por ser un foco rojo en el tráfico de combustible robado, retuvieron y golpearon esta mañana a tres efectivos militares en venganza por la muerte de uno de los pobladores durante un enfrentamiento con las fuerzas castrenses.

Y es que los residentes declaran que una camioneta de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) entró a la comunidad disparando y siguiendo a unos hombres que ligaron con actividades de huachicoleo. La persecución terminó con el fallecimiento de uno de los presuntos, quien fue identificado como Víctor Manuel “N”, de 40 años; otro más, Ángel “N”, de 20 años, resultó herido de gravedad, aunque fue encontrado aún consciente.

Fue entonces cuando alrededor de 200 personas rodearon la unidad militar e impidieron a los soldados retirarse. Después de retenerlos durante un par de horas accedieron forzadamente a entregarlos únicamente con la condición de que fueran puestos a disposición de las autoridades ministeriales para que respondan por la muerte y las lesiones de sus vecinos.

“Desgraciadamente, los ciudadanos y los que viven y habitan en esas comunidades le dan cierto respaldo a estos individuos que actúan de manera cobarde y traicionera”, expresó al respecto el secretario de Seguridad Pública de Hidalgo, Mauricio Delmar Saavedra, durante conferencia de prensa.

En agosto de 2018, dos personas fueron quemadas vivas por una turba que los acusó de robachicos, señalamiento que más tarde fue desmentido de la Procuraduría General de Justicia en la entidad.

¿Usted qué opina?: