Boca del Río, Ver.- “Ah, ese tema si no”, aseguró el secretario de Salud en el estado Roberto Ramos Alor, evadiendo su responsabilidad de hablar de la falta de equipo y la suspensión de quimioterapias a niños y niñas en el Hospital Infantil de Veracruz.

De inmediato ingresó a una reunión privada con autoridades del sector salud y alcaldes para continuar con los trabajos de coordinación en la cuarta semana de lucha contra el dengue, dejando atrás a los reporteros.

El tema surgió luego de que un grupo de padres de niños enfermos de cáncer acusaron que las quimioterapias habían sido suspendidas porque se descompuso el aparato donde los pequeños recibían la atención.

Además de que no había medicamentos suficientes para atender la demanda de los pacientes.

Previo a esa huida, Ramos Alor, explicó que fueron convocados autoridades de 18 municipios y los temas a tratar fueron las estrategias aplicar en los lugares que requieren mayores trabajos.

"Entre los asistentes estuvieron presentes autoridades de Xalapa, Tuxpan y Coatzacoalcos, que más que representar focos rojos, se trata de zonas endémicas y que los obliga a poner mayor atención".

El titular de la SS descartó que Veracruz se encuentre en estado de emergencia en el tema de dengue, pues desde el punto de vista epidemiológico no se han alcanzado los parámetros establecidos.

Por Andrés Salomón