Abuya, Nigeria.- Las iglesias y las mezquitas nigerianas han abierto al público en general, como parte del relajamiento de las restricciones impuestas por el gobierno para contener la pandemia de COVID-19.

Además, el toque de queda ha sido reducido de 22:00 a 4:00 horas y se han reabierto los bancos del país, aunque los colegios, restaurantes, cafeterías y aeropuertos permanecen cerrados.

Asimismo, las reuniones de más de 20 personas y los desplazamientos entre estados siguen prohibidos y, si bien el Gobierno anunció que a lo mejor se pueden reiniciar el 21 de junio, aún no se confirma una fecha concreta.

Hasta el momento, Nigeria ha contabilizado 10 mil 578 casos de COVID-19, 299 decesos y tres mil 122 recuperados, de acuerdo con la información que proveen los Centros de África para el Control y Prevención de Enfermedades.

Sin embargo, el presidente de la Asociación de Médicos de Nigeria, Francis Faduyile, afirmó la semana pasada que el número de casos podría ser cuatro veces superior al oficial debido al bajo número de pruebas que se han realizado.

Las autoridades nigerianas han confirmado cientos de “muertes misteriosas” en el norteño estado de Kano, causadas por COVID-19, como confirmaron luego de realizarle pruebas a los cadáveres debido a la alarma local que la situación estaba causando.

Nigeria ha realizado 50 mil pruebas durante lo que va de la pandemia, destinadas para una población de 200 millones de personas.

Además de las dificultades sanitarias, el país se enfrenta al fuego constante por parte del grupo yihadista Boko Haram, ala africana del Estado Islámico que no ha detenido los ataques contra la población y contra objetivos militares, lo que pone en mayor vulnerabilidad a la población nigeriana.

Agencia Notimex

Te recomendamos leer:

Reabren cines y otros recintos en Dubái