Ciudad de México.- A pesar de que una retroexcavadora entró, pasadas las 14:00 horas, a retirar escombros en la esquina de las calles Petén y Zapata, los trabajos de búsqueda se reactivaron, por un sonido que escucharon rescatistas bajo los restos de concreto.

Horas antes, al mediodía, personal de la Unidad Militar de Emergencia (UME) de España, entraron a la zona del colapso con canes especializados en detectar sobrevivientes y cadáveres.

Después de un sondeo, informaron que sus perros no detectaron sobrevivientes, ni cadáveres.

Sin embargo, “la esperanza resurgió”, cuando rescatistas pidieron silencio.

Vecinos de la colonia Residencial Emperadores y voluntarios, informan que se oyó un sonido similar al de un celular.

«¡Silencio!», fue el grito que “activó la esperanza”, y “puños cerrados” se observaron desde Prolongación Petén hasta División del Norte.

Personal de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México y la Secretaría de Marina están a cargo de las labores.

Sin embargo, vecinos acusaron, falta información y pidieron maniobra de acción para gestionar los víveres recolectados, palas, picos y guantes de los voluntarios, que día a día, refirieron, les son retirados.

Esta noche, colonos reconocieron la labor del líder vecinal, Hugo Flores, representante del residencial, quien, dicen, fue el primero en enlistarse como voluntario y el que sacó al primer cuerpo del edificio colapsado.

Vecinos externaron a REFORMA, la petición de transparencia en los víveres recolectados con iniciativa ciudadana.

«Juntamos 3 toneladas de ayuda, miles de personas han llegado y todo lo administra el gobierno, no sabemos dónde está», dijo una vecina.

Con la esperanza activa, alrededor de las 21:00 horas entró otra fila de voluntarios a relevar a los demás, quienes son orientados por vecinos.

Redes