Washington, D. C.- Inesperadamente, el secretario del Trabajo de Estados Unidos, Alex Acosta, anunció su dimisión al cargo debido a que hace 10 años llegó a un acuerdo judicial con Jeffrey Epstein, un millonario acusado de abuso de menores y que hoy está siendo señalado por reincidir.

Durante una comparecencia en la Casa Blanca, Acosta anunció su renuncia al considerar que “lo correcto era hacerse a un lado” por el caso Epstein, que usaba a sus empleados para atraer a chicas menores de edad, a quienes pagaba para tener sexo y que le trajeran más víctimas.

Hace un par de días, Acosta señaló en Twitter que “con las pruebas disponibles hace más de una década, la Fiscalía federal insistió en que Epstein fuera a la cárcel, fuera inscrito en un registro de agresores sexuales y se informara al mundo de que se trataba de un depredador sexual”.

Y es que en 2008, Epstein, evadió la justicia al pasar únicamente 13 meses en la cárcel –con derecho a salir diario a su oficina– e inscribirse en un padrón de delincuentes sexuales a cambio de que no le fincaran cargos federales.