Ciudad de México.- “Agresiones como los feminicidios deben cesar ya; tan sólo en enero fueron asesinadas 11 niñas”, exige la diputada Azucena Rodríguez.

“En lugar de que el Gobierno Federal siga en su empecinamiento de socavar los derechos de mujeres, niñas, niños y demás grupos vulnerables, debería sumarse a una lucha conjunta de todas las instituciones del Estado Mexicano contra la violencia de género y a favor de recursos suficientes para los programas que les beneficien”, demandó la Diputada Azucena Rodríguez Zamora.

Al participar en la inauguración del Foro “Derechos Humanos y Ciudadanía”, la parlamentaria del Sol Azteca lamentó que, en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, el titular del Ejecutivo Federal, Andrés Manuel López Obrador, “se caracterice por desmantelar las estancias infantiles, los refugios para mujeres víctimas de violencia y de cáncer de mama y cérvico-uterino, y por eliminar apoyos como los destinados a enfermos de VIH-SIDA».

“Este gobierno, que apenas tiene tres meses de ejercicio, atentó ya contra la integridad de nuestras niñas y puso en riesgo no sólo su futuro sino su presente ya que a ellas las están asesinando por ser mujeres y por ser menores. Los datos no mienten”, advirtió.

Detalló que en 2015 los feminicidios de niñas fueron 49, para 2017 aumentaron a 65 y, en 2018, fueron 86. Sin embargo, “sólo en el mes de enero de 2019, 11 niñas ya fueron asesinadas por ser mujeres”.

Agregó que “el incremento en el número de feminicidios es reflejo del aumento de la violencia de género que, día a día, cobra nuevas víctimas en todos los estados de la República”.

“La inseguridad generalizada, que ha derivado en una crisis humanitaria, tiene su máxima expresión en la gran cantidad de mujeres victimizadas que, al ser objeto de desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y todo tipo de violaciones graves a los derechos humanos, tienden a buscar el cobijo, aunque sea en condiciones de abuso, de la delincuencia organizada porque así garantizan, al menos, su vida”, señaló.

Agregó que “la violencia feminicida cobra día a día la vida de 10 de mujeres y que, a pesar de ello, los mecanismos para su protección son desvirtuados por razones políticas por el Gobierno Mexicano, con lo cual éste se convierte en cómplice de tales crímenes”.

Consideró necesario “reforzar las medidas preventivas, pero sobre todo transformar a esta sociedad indolente y que el gobierno se apegue realmente al Estado de Derecho, pues hasta ahora ignora las necesidades de las mujeres y sólo la utiliza como carne de cañón para adornar discursos, lo mismo que a millones de hombres cuyas necesidades de empleo y seguridad se ignoran”.

La parlamentaria del Sol Azteca demandó “atender la violencia económica, laboral y política que la sociedad, en general, pero particularmente el gobierno, practican contra las mujeres, y hacer realidad la equidad de género y la paridad sustantiva”.

“Por todo ello, hoy alzamos la voz y gritamos: no más marginación y agresión. Exigimos una lucha conjunta de todas las instituciones contra las violencias de género, para que los programas para su prevención y atención obtengan los recursos públicos indispensables para el desarrollo de políticas eficientes y efectivas, que coadyuven en la consecución de una sociedad libre de violencias contra las mujeres y niñas, en las que se tome en consideración a las víctimas y que sean evaluadas por la sociedad civil”,  concluyó.

Por su parte, Angélica de la Peña Gómez, exsenadora del PRD, dijo que “la violencia de género hacia las mujeres es un problema enraizado históricamente en la sociedad, ya que ésta ha sido manejada siempre por hombres, lo que llevó a invisibilizar y relegar a las mujeres a labores domésticas y a la crianza de la familia”.

Beatriz Mojica Morga, exdirigente nacional del PRD, ejemplificó la diferencia en la función pública entre hombres y mujeres al señalar que, “mientras ellos priorizan mejorar la apariencia de sus comunidades, ellas atienden las necesidades reales, como el servicio de salud pública, las escuelas y la vivienda”.

La maestra Rogelia González Ruiz, directora de Igualdad de Género, destacó “las carencias que sufren las mujeres indígenas en sus comunidades debido a la falta de recursos y de atención”.