Ciudad de México.- Tras varias semanas de ser cuestionada por los despidos en Notimex – agencia de noticias del Estado–, la directora Sanjuana Martínez ofreció una conferencia de prensa para asegurar que la reestructuración se debió a que había una mafia sindical en el poder, donde imperaba el nepotismo y el huachicoleo de noticias.

“Nos encontramos con un panorama sombrío. Había el peligro de que la agencia se fuera por el abismo”, afirmó desde Palacio Nacional la directora de Notimex, quien precisó que había 330 aviadores y que después de checar “expediente por expediente” se descubrió el nepotismo.

TE RECOMENDAMOS:

https://www.vanguardiaveracruz.mx/exempleados-de-notimex-vuelven-a-plantarse-afuera-de-palacio-nacional/

“Esta cofradía, esta mafia que estaba rodeada de un grupo de cercanos al líder sindical Conrado García Velasco, también tenían su familia ahí: esposas, parejas extramaritales, hijos, hermanos, sobrinos, primos, todos en la nómina de Notimex”, sostuvo Martínez y presentó una gráfica en la que se mostraban los nexos, puestos y salarios de estas personas.

Además del nepotismo, el reajuste de personal respondió a que se detectó “una especie de huachicoleo de noticias, es decir, esta mafia que tenía secuestrada la agencia tenía, evidentemente, otros negocios entre ellos otra agencia de noticias de la cuál recibía publicidad en distintas instituciones, pagos importantes, millones”. Esta situación, dijo, ya está siendo investigada por la Secretaría de la Función Pública.

TE RECOMENDAMOS:

https://www.vanguardiaveracruz.mx/secretaria-de-la-funcion-publica-investiga-presunta-corrupcion-en-notimex/

Sobre los manifestantes que cada día se plantan afuera de Palacio Nacional, reconoció que tienen derecho a protestar pero enfatizó que su cese fue apegado a derecho. Incluso aseguró que sólo “faltan el 12 por ciento de los convenios firmados sobre separación de cargos”.

En cuanto a los corresponsales a quienes ya no se les renovó el contrato, Sanjuana Martínez lo atribuyó a una decisión de su antecesor, pero dejó claro que la austeridad que se sigue como parte de la política del gobierno de Andrés Manuel López Obrador hace imposible que se vuelva a tener reporteros en el extranjero ya que cuestan a Notimex entre 150 y 200 mil pesos al mes.

La línea de Notimex es que no hay línea, remarcó Martínez y acusó que desde su llegada se enfocó a recuperar los géneros periodísticos, ya que “existía la figura del sensor, representada en palabras prohibidas, no se podía hablar de fosas, no se podía escribir sobre desaparecidos o sobre actores políticos contrarios al gobierno, críticas al presidente en turno”.