Lima, Perú.- El expresidente peruano Alan García ha muerto este miércoles tras pegarse un tiro la cabeza para evitar ser detenido por un caso de corrupción ligado a Odebrecht.

El exmandatario (1985-1990 y 2006-2011) estaba en su casa de Lima cuando agentes de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad llegaron para arrestarlo por supuestos sobornos que recibió a cambio de concesionar la línea 1 del Metro de Lima a la compañía Odebrecht.

Alan García se disparó alrededor de las 06:15 de la mañana, hora local; instantes después de comentar a los policías que llamaría a su abogado, encerrándose en una habitación; los elementos lo llevaron de inmediato al hospital Casimiro Ulloa, donde tuvo tres paros cardiacos, según confirmó uno de los médicos del nosocomio.

Finalmente, el exmandatario pereció a causa de la herida de bala, que entró por la sien derecha y salió por el lado izquierdo.