Tihuatlán.- Habitantes del sector Nuevo Zipatlán temen ser víctimas de fraude, pues a casi una década de haber adquirido sus predios, aún no se los regularizan.

Acusan a Francisco Cadena y a Germán Ramírez de haber revendido dichos espacios y ahora pretenden reubicarlos en un área que es de alto riesgo.

Rafaela Almora, una de las afectadas explicó que hace nueve años, junto con algunos familiares, compró unos terrenos sin pensar que a la postre, les provocarían dolores de cabeza, pues el vendedor y su presunto apoderado legal les han puesto trabas para regularizarlos.

Menciona que en su momento no les mostraron el plano del predio, sin embargo pagaron el precio acordado, pero hace unos meses y ante la insistencia del proceso de regularización, Germán Ramírez les presentó un plano que muestra la zona en donde adquirieron los predios y que está marcada como calle.

Puntualiza que siempre que se reunían con Francisco Cadena le pedían los planos, mismos que siempre los negaba, y ahora después de nueve años, sus predios son calle y pretende enviarlos a un cerro que es zona de riesgo.

La inconforme aseguró que no permitirán ser defraudados, porque todo está pagado, por lo que demandan el apoyo de las autoridades a fin de poder resolver esta situación que los afecta.

Indica que no es la primera ocasión que estos sujetos cometen este tipo de acciones ilícitas y citó como ejemplo el caso de la señora Matías Rosas Gómez, a quien han reubicado en tres ocasiones, y cada vez es mandada más lejos.

El modus operandi de estas personas es que si aparece un mejor postor para los terrenos, promueven las reubicaciones a fin de tenerlos libres para reasignarlos, por lo que esta vez “se toparon con pared” y advierten que alistan la denuncia por fraude ante las autoridades ministeriales.