Tuxpan, Ver.- Habitantes de este municipio señalaron que la termoeléctrica Adolfo López Mateos continúa siendo uno de los principales causantes de graves daños a la salud debido a las emisiones tóxicas que afectan a la población en general.

El contaminante que emana de esa central termoeléctrica ha afectado severamente la salud de la población, sobre todo de la zona de la mata de Tampamachoco, y en algunos casos hasta la muerte de quienes están en constante inhalación del humo tóxico.

Aunque en la actualidad se utilizan químicos para aclarar el combustóleo a fin de que el humo que emite la termoeléctrica sea de color claro, esto también provoca la conocida lluvia ácida.

Los quejosos señalaron que el humo que se emite contamina el ambiente y el aire que se respira, pues basta colocar algún recipiente en el patio de su hogar y al día siguiente amanecerá con una pequeña capa de ceniza, la cual dicen es lo que respiran diariamente.

Indicaron que los daños van más allá de lo que la población pudiera imaginar, pues la contaminación ha alcanzado también al agua de la laguna de Tampamachoco, la muerte de las especies marinas, así como problemas ocasionados en vías respiratorias por más de 20 años, desde la construcción de la central termoeléctrica, los pobladores cercanos a esta emanación de muerte han respirado compuestos que van desde óxido de azufre, óxido nítrico y el dióxido de nitrógeno.