Coatzacoalcos, Ver.- El caricaturista del Diario del Istmo, Raúl Baruch, apareció muerto la mañana de este miércoles, en la entrada de su domicilio ubicado en el número 1404 de la avenida Prolongación de Benito Juárez entre Ocampo e Independencia de la colonia María de la Piedad en Coatzacoalcos.

En este momento se espera la llegada del personal de Servicios Periciales para el levantamiento del cadáver.

A decir de los familiares, se presume que fue una fuerte discusión con un grupo de religiosos testigos de Jehová lo que provocó el infarto del ahora occiso.

De acuerdo con los familiares del hoy extinto, él estaba en su domicilio cuando llegaron unos predicadores de la religión denominada Testigos de Jehová, con quienes comenzó a discutir.

Se sentó en una jardinera y de ahí le sobrevino el fulminante infarto y cayó de espaldas, mientras que los propagandistas de la palabra de Dios se retiraron del lugar.

Los vecinos solicitaron la presencia del Personal de la Cruz Roja, quienes confirmaron que el cartonista ya no contaba con signos vitales.

¿Quién fue Raúl Baruch?

Raúl Baruch era un reconocido caricaturista y diseñador gráfico que laboró en múltiples revistas, periódicos y medios de comunicación tanto en Coatzacoalcos como en la Ciudad de México.

Se hizo famoso en la localidad debido a sus constantes viajes a la Ciudad de México en donde le gustaba hacerle entrevistas a personajes de la farándula y después retratarlos en un comic.

Oriundo de Coatzacoalcos, estudió en la escuela Miguel Alemán, era de ideología de izquierda recalcitrante que incomodaba a los capitalistas dueños de los medios de comunicación.

También amante de los comics y de las bellas artes, Raúl Baruch sentía mucha fascinación por el diseño gráfico.

Era un hombre muy solitario, siempre pensativo, siempre filosofando.

A veces se sentaba durante varias horas frente al Santísimo expuesto en la capilla de adoración perpetua de la Virgen del Carmen en Coatzacoalcos. Un hombre de contrastes.

Vivió como artista… y murió como artista. Un hombre que siempre fue congruente con sus ideas. Descanse en paz Raúl Baruch

Gregorio Antonio