Nuestras Redes

Columnistas

EL QUEMADOR TRICIONERO

Publicado

-

¿Quieres compartir esta nota?

Por Leonardo Zaleta.

Cronista de la ciudad

La neblina espesa, el viento y la lluvia se derramaban sobre las instalaciones de Nuevos Proyectos oscureciendo la madrugada fría y amenazante, como heraldos de la fatalidad. Ese viernes 22 de noviembre de 1950 Poza Rica se vistió de tristeza, dolor y muerte, lo que no había sucedido antes.

A las tres de la tarde del día anterior el soldador Guillermo Basáñez, recibió del mayordomo del Departamento Carlos Torres “El Sordo”, la orden para soldar cuatro válvulas que se conectarían con los nuevos oleoductos a las refinerías de Azcapotzalco, Madero y Salamanca, a las siete de la mañana del día siguiente.

Al fondo de la refinería, pegado a  la barda que colinda con la colonia 5 de Mayo, había un quemador de  gas sulfhídrico de 20 metros de altura. “El Canelo” bajó a un hoyo de metro y medio de profundidad a cumplir su tarea, por lo que le advirtió a su ayudante Lorenzo Ramírez Herrera: “Secre, por favor no pierda de vista ese quemador,  si se apaga nos mata, es muy venenoso ese gas. Abusado”.

Trabajaron arduamente toda la tarde y en la noche tomaron un breve receso para cenar. Con nuevo brío continuaron la encomienda, ya que las instrucciones eran reportar el trabajo terminado a más tardar a las seis de la mañana.

Cuando dieron las cuatro la densa niebla impedía la visibilidad. Al “secre” le pareció ver que la llama se hacía pequeñita. Es por la niebla, pensó.

Media hora más tarde, “El Canelo” lo animó: “Secre, ya nomás me falta un cordón para terminar y nos vamos. Minutos después el ‘secre’ empezó a  marearse y dejó caer alguna varillas golpeando a su jefe, que desde abajo protestó: Ya, ‘secre’, no esté molestando que ya terminé. Lencho le dijo: Apúrese maestro porque el quemador ya se apagó. Ambos recogieron cuanto se pudo y emprendieron la carrera dándose de tropezones pues la obscuridad era total, hasta que llegaron a la entrada de la refinería en la hoy Av. González Ortega. Eran las 5 de la mañana.

Algunos trabajadores que se disponían a iniciar el turno se marearon y otros cayeron desmayados. Comenzaron a oírse gritos de alarma desde puntos en los que no veía a nadie. “Se apagó el quemador”. “Aquí hay un desmayado”.

Llegó una ambulancia del hospital cuyos faros alumbraban el rumbo del quemador y una camioneta remolcando un extinguidor, perteneciente al departamento de Contra-Incendio. “El Canelo” reportó a su jefe: “Trabajo terminado”. Se dirigieron al hospital donde médicos, enfermeras, camilleros y auxiliares atendían a los intoxicados con la premura que el caso requería, logrando salvar aproximadamente 90 personas, entre trabajadores y vecinos de la cercana colonia Flores Magón hasta donde el gas se había desplazado silencioso y traicionero.

Desgraciadamente no fue posible salvar la vida de 24 personas. De las oficinas por vía telefónica se dio la voz de alarma y algunos conductores que atravesaban la zona de peligro propagaron la noticia en los cafés del centro, llenando la mañana de angustia y consternación.

Uno de los vecinos era Roberto Mitford Taylor Sánchez. Su padre fue un inglés que se estableció en Parras, Coahuila, ahí contrajo matrimonio con la guapa María. Nació el hijo en 1898 que quedó con sus familiares cuando el matrimonio se fue Inglaterra.

Siendo un joven Roberto fue a vivir con sus padres. En 1914 estalló la Primera Guerra Mundial (Inglaterra y Francia contra Alemania), y fue reclutado por el ejército inglés. Se ganó una medalla por su valentía y un balazo en la pierna. Se conserva una foto: El Cairo, Egipto, 1918. Al terminar el conflicto en 1918  se embarcó rumbo a Tampico, donde encontró ocupación como intérprete de los geólogos de la compañía El Aguila, que exploraba la huasteca veracruzana.

En Tantoyuca se enamoró de la hermosa Margarita Robles Díaz, con la que contrajo matrimonio el 15 de marzo de 1926. Establecieron su hogar en Tampico donde nacieron sus hijos: Roberto, Carlos, Gracia Esther, Ricardo, Javier, y Emilia.

Llegó a Poza Rica en 1934 en busca de fortuna, y para ganarse la vida instaló una refresquería en el tianguis ubicado cerca del taller de Combustión Interna. Más tarde consiguió trabajo en el departamento de Materiales de Pemex.  Miguel nació en La Quebradora y Luis en la colonia Flores Magón, donde el matrimonio tenía una tienda. Su hijo Enrique estudiaba en Puebla. En 1944, al inaugurarse la Secundaria Díaz Mirón, aceptó impartir la cátedra de inglés.

El 22 de noviembre de 2001, señor Jacinto Martínez Hernández, trabajador petrolero jubilado, comentó en el programa “Nuestra Ciudad” conducido por Lorenzo Ramírez que transmitía Radio Mundo: “Mi vecino el señor Roberto Taylor sacó a su familia con trapos empapados de orines y agua, sobre la nariz y boca, y los encaminó  hasta el actual bulevar Lázaro Cárdenas, y se regresó a  auxiliar a los vecinos utilizando el mismo sistema, sacándolos fuera del área de peligro.

“Todos los vecinos éramos de las calles Hidalgo y Flores Magón, colindando con la refinería Nuevos Proyectos y la planta de azufre. Entre ellos: Juan Garrido, Fortino Huerta, Juan Berra, José Mejía Herrera,  Enrique Hernández, Celerino Flores, familia Chávez Vázquez, Alejandrino Herrera, Florencio del Río, Otilio Jongitud, Mauro Mejía, Salvador Jongitud, Juan C. Torres, Clemente Mejía, familia Badillo, el chino Julio Yee, y muchos que se escapan a mi memoria”.

“Ese día fallecieron 19 personas y posteriormente 18 personas más entre adultos y niños, aumentando el número a 37 personas muertas.

El testigo presencial  que perteneció al cuerpo de Bomberos Voluntarios  fundado en 1949, asevera: “El accidente se debió a que habiendo demasiada neblina y soplando fuerte viento, la copa del quemador de gas venenoso se apagó y el gas se esparció…flotando a una altura de 50 centímetros del piso, por eso no fue más grande la tragedia, porque en aquel entonces muchos dormíamos en el suelo en petates y otros en catres de tijera…”  Perros y gatos se salvaron, las gallinas no.

En elogio a la valiosa actuación de Don Roberto Taylor, Chinto Martínez, afirma con valor civil: “Su acto heroico nunca fue reconocido por alguna autoridad”.

Ese altruismo de rescatar a su familia y a una docena de vecinos, es muestra de valor, amor al prójimo y desprendimiento ya que corría grave riesgo su vida. Escribir su nombre en la historia es un acto de justicia.

El ingeniero Jaime J. Merino, superintendente de Pemex se presentó en el lugar del siniestro con sus colaboradores para instruir lo conducente. Recorrió la colonia casi deshabitada, alentando a los vecinos que se encontró y poniendo a su disposición el auxilio que requirieran. Dio aviso a las oficinas centrales de  la empresa.

A las ocho de la mañana arribo en avión el director de Petróleos Mexicanos Antonio J. Bermúdez, profundamente conmovido. Recorrió el hospital acompañado por Merino. Se enteró del estado de los intoxicados, corroboró que el auxilio médico fuera el adecuado y dispuso la adquisición de ataúdes para que los cadáveres fueran velados en el Teatro Social. La enorme sala se llenó de arreglos florales  y coronas. Los líderes concurrieron al velorio  junto a  los deudos y el pueblo  afligido.

Recorrió el área de Nuevos Proyectos y comprobó que había algunas casas dentro de las instalaciones. Dictó las disposiciones para indemnizar a los familiares sin mayores trámites.

Don Sinesio Capitanachi en su valiosa obra (1983), enumera algunos de los vecinos indemnizados por el fallecimiento de sus familiares, incluyendo los menores de edad: Severiano Ortiz Hernández, su esposa Leonarda Cortina y dos hijos.- Margarita Meza Cruz, amasia de Encarnación Sánchez González, sus hijos Evelia y Raúl, su nieto Ernesto Valdez Sánchez.- Cesáreo Zamora Orduña y su media hermana Juana Hernández Orduña, y sus hijos Silverio, Inés e Isabel Salazar Hernández.-

Otros fueron: Fulgencio Román Loya y su hijita Santa Román Polo, perecieron, sobreviviendo la esposa  Rufina Polo.- Ángel Sánchez Ortiz, dejó como deudos a su padre Juan Sánchez Lara y su esposa Guillermina Ortiz. Además de la hermana de Ángel, Bertha Castro Sánchez de Bauza.- La indemnización por la niña Teresa Garrido Ruiz, fue entregada a sus padres Juan Garrido y Antonia Ruiz.- A Cira Pelcastre Pulido, esposa del señor Pablo Zaleta, se le concedió la planta en la empresa.- María Rebeca Álvarez, murió quedando como sus herederos sus hijos Carlos Ramírez y Eulalia Jiménez. Su abuelo Apolinar Jiménez recibió la indemnización.- Los familiares de Yolanda Barrios Cruz no realizaron trámite.

La empresa indemnizó a los familiares con cantidades que fluctuaron entre 4 y 45 mil pesos. Se desalojó a las personas que vivían cerca de la planta de Nuevos Proyectos. Y según convenio, Pemex indemnizaría a los colonos por el costo de sus casas, proporcionándoles transporte para el cambio, así como materiales de construcción. Algunos colonos se reubicaron en la colonia Cazones y la Tepeyac.

El 28 de noviembre de 1950, el presidente de Coatzintla  Sabino Salas Chávez, en un gesto de solidaridad con el pueblo, puso “a disposición de las personas afectadas residentes en la colonia Flores Magón, de la congregación de Poza Rica, con carácter gratuito, la porción de terreno de acuerdo a sus necesidades para construir habitación en la colonia Adolfo Ruiz Cortines de esta Villa, que cuenta con servicio de agua, luz y magnífica carretera”.

Debido a que la burocracia entorpece las buenas intenciones, se inició el juicio civil 16/53 en el Juzgado del Tercer Distrito para que se diera cumplimiento al convenio firmado. Los promotores del litigio fueron: Carlos Jiménez, Pedro H. Cruz, Eustorgia viuda de Bolaños, Alberto y Luis Márquez, Miguel Díaz, Irene Campos, María Isabel Cruz y otros, arrojando un total de 127 indemnizados que finalmente recibieron un total de $1,587, 400.00. Según el texto se contabilizaron 25 muertos.

El imaginario colectivo es terrible, fantasioso y pícaro: Un trabajador entró al turno. Poco después llegó un acomedido a acompañar a la dama en su desamparo nocturnal. La muerte los sorprendió en tórrido romance. El viudo cobró venganza haciendo pasar al  Sancho como  “un familiar”.


¿Quieres compartir esta nota?

Atención Ciudadana

Por este medio de contacto directo podrás realizar reportes o sugerencias.
Por Whatsapp: Whatsapp
Correo: [email protected]

Sigue nuestras redes

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Telegram
Advertisement
Comentar

¿Usted qué opina?:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Columnistas

Columna: Palabra de Mujer.

Publicado

-

¿Quieres compartir esta nota?

Elecciones 2021 en México: la participación política de las mujeres, la más importante de la historia.

Mtra. Lilia Christfield Lugo, catedrática y asesora de Congreso del Estado de Veracruz.

Las elecciones del próximo 6 de junio podrían ser las más importantes en la historia para las mujeres mexicanas, debido al número de candidatas postuladas, pero también por la trascendencia de los puestos por los que contenderán, gracias a los lineamientos para reforzar la paridad de género en las Cámaras y las gubernaturas; en los comicios de este año podrían ser electas al menos siete mujeres como titulares del Ejecutivo de diferentes estados, el reto será sin duda evitar a toda costa actos de violencia política en contra de las mujeres, así como reiterar la exigencia de que los partidos políticos y las candidaturas independientes no registren a personas que hayan sido condenadas o sancionadas mediante resolución firme por violencia familiar o doméstica, o cualquier agresión de género en el ámbito privado o público; aunado a ello, en el combate a la violencia de género se debe fortalecer la denuncia de las prácticas lesivas contra la integridad de las mujeres.

Las mujeres no sólo serán más visibles en las boletas del 2021 gracias a la paridad en todo, también acaparan el 51.76 por ciento de las credenciales vigentes hasta este momento; las mujeres adultas mayores y con edades de los 25 a los 29 años definirán los resultados del proceso electoral del 2021. Por lo tanto, en este proceso, las mujeres no sólo serán más visibles en las boletas gracias a la paridad en todo que por primera vez será una realidad, también serán las que más presencia tengan en las urnas para definir la renovación de los cargos de elección popular.

Su participación en esta contienda y el triunfo electoral, nos permitirá que su representación refleje a todas las mujeres y niñas en su diversidad y con todas sus capacidades, refiriendo los diferentes ámbitos culturales, sociales, económicos y políticos en donde nos desarrollamos. Es la única forma de conseguir un auténtico cambio social que incorpore a las mujeres como iguales en la toma de decisiones y nos beneficie a todas y todos.

“Cuando una mujer entra en la política, cambia la mujer, pero cuando muchas mujeres entran en la política, cambia la política”.

Michel Bachelet.

 

[email protected] invito a que me sigan en mis redes sociales. Facebook: Lilia Christfield Lugo. Instagram y Twitter:@lilichristfield   Hasta la próxima.


¿Quieres compartir esta nota?

Atención Ciudadana

Por este medio de contacto directo podrás realizar reportes o sugerencias.
Por Whatsapp: Whatsapp
Correo: [email protected]

Sigue nuestras redes

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Telegram
Continuar Leyendo

Columnistas

TALENTO Y RECURSOS PÚBLICOS

Publicado

-

¿Quieres compartir esta nota?

Por Leonardo Zaleta.

Cronista de la ciudad.

Después de haber estudiado en la ESIME del Instituto Politécnico Nacional de la Ciudad de México, el Ing. Oscar Quiroz García, originario del puerto de Veracruz, llegó a Poza Rica a mediados de los años 50’s como empleado del Departamento de Telecomunicaciones de Petróleos Mexicanos y, al poco tiempo, ingresó como catedrático a la secundaria Salvador Díaz Mirón.

De innegable porte jarocho, talentoso y sencillo, en 1958, para dar una muestra de capacidad y profesionalismo, instaló una estación de radio con 1400 kilociclos, en el amplio salón donde se resguardaba el piano de cola. Fue apoyado por la dirección y los alumnos aventajados del taller de radiotécnica que impartía.

Esta fascinante aventura experimental omitió los requisitos que para estos casos impone la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Fue un desplante tecnológico de su creador y la complicidad  de las autoridades educativas que fingieron disimulo por no haber llenado los documentos oficiales. Tenían un ángel protector en Petróleos Mexicanos.

La XESDM fue inaugurada por el ingeniero Jaime José Merino (nombre asentado en el acta de nacimiento). Su programación consistió en la lectura de textos literarios, entrevistas, música de los grandes maestros. Hicieron gala de sus dotes artísticas alumnos aventajados en el canto, la declamación y la oratoria. No lo recuerdo bien pero parece que tuvo un noticiero medio jocoso.

Fue un acontecimiento sin parangón que dejó asombrados a directivos, maestros, alumnos y vecinos de las colonias del contorno: Obras Sociales, Obrera, Merino, Laredo, Flores Magón, Huéleque, Chapultepec, Tajín y algunas oficinas y talleres de Pemex, que divertidos por la hazaña sintonizaban en los aparatos de bulbos en su hogar o  comercio, la estación de radio de la secundaria que clandestina y brillantemente pregonaba sus avances tecnológicos.

En esa época, la señal de las radiodifusoras de Poza Rica eran la XEPR y la XEJD “La Tropicana”, pero también se sintonizaba la XEFW de Tampico, las emisoras capitalinas: XEW, XEQ y XEX, y algunos afortunados por las noches captaban las ondas sonoras de la CMQ desde La Habana, Cuba. Fue hasta 1962, cuando se instaló la antena retransmisora en Paso de Cortes, que llegó a este caluroso valle la señal de la televisión con su programación en blanco y negro.

Desafortunadamente el experimento tecnológico fue efímero, a pesar de ello constituyó una hazaña técnica comentada por toda la población. La secundaria Díaz Mirón marchaba a la vanguardia. Sin discusión.

En  ese largo tramo, el maestro Pérez López era la figura central, hacía valer su condición privilegiada de fundador ejerciendo la dirección y las áreas: administrativa y técnica. Aunque, como suele suceder, no faltaban inconformes y detractores.

Ya en otra parte de este trabajo hemos señalado la invaluable cooperación de Pemex, la Sección 30, los comerciantes y el pueblo, para erigir los edificios de la institución de enseñanza media más antigua de Poza Rica.

oOo

No se puede eludir un hecho que es fama pública: El Ing. Jaime J. Merino apoyó la fundación y construcción del Colegio Motolinia  para propagación de la moral cristina entre las hijas de los empleados de confianza de la empresa petrolera. Fue dotado de un autobús para recoger a las alumnas en su domicilio. (Fray Toribio de Benavente llegó en 1524 entre 12 franciscanos, y prodigó a los indígenas un trato humanitario. Estos le llamaban Motolinia que en náhuatl quiere decir “pobre”).

Las obras incluyeron el asfaltado de la calle Motolinia hasta el bulevar Adolfo Ruiz Cortines. La construcción de una capilla tubular anexa, a media cuadra sobre la calle 6 de la colonia Cazones, y el bardeado del amplio predio. Fue inaugurado el 28 de febrero de 1951, y la directora fue la religiosa Soledad Jaime.

Sin embargo, después de 1958 (en que fue removido Merino), el colegio ha desplegado un dinamismo constructivo que le permitió la funcionalidad de sus instalaciones y la expansión de la matrícula a través de la moralidad y rectitud en el área administrativa, que es garantía de decoro y una trayectoria discreta y ejemplar a lo largo de todos estos años.

El activo superintendente, en 1955 ordenó construir La Cueva del Club de Leones en la calle Avalo (hoy 2 de enero), en la colonia Cazones, que había presidido en 1953. El amplio y elegante salón tuvo un foro donde el pintor Teodoro Cano, empleado de la empresa, plasmó un hermoso mural en 1956, que afortunadamente todavía se conserva.

Merino proporcionó, también, el avión para trasladar al Abad de Padres Benedictinos Americanos, Baldwin Dwarschak, al que convenció para que fundara un colegio de esa orden en esta ciudad. El 6 de febrero de 1956 inició cursos de educación primaria el Colegio Tepeyac bajo la conducción del reverendo Bertholdo Ricker. La inversión de estas instalaciones inmejorables se acreditó a Pemex.

Ya sin el patrocinio de Pemex se fundó la secundaria en febrero de 1963, y la escuela primaria gratuita en turno vespertino como un servicio a la comunidad. En 1971 inició cursos la preparatoria.

Al impulso inicial que recibió de Pemex le siguió una etapa de creatividad y dedicación, elementos fundamentales para consolidar una institución donde campea la convivencia ordenada por lo que goza de un decoro impecable.

La cobertura actual incluye jardín de niños. La congregación de las Hermanas Mercedarias, a partir de 1968, tiene a su cargo la administración de este que es uno de sus más grandes colegios en la república; las religiosas se desempeñan de manera escrupulosa, particularmente en los aspectos académico y administrativo.

Sus instalaciones son funcionales y bien cuidadas. La educación que se imparte es excelente, los catedráticos cubren los estándares de profesionalismo. La sociedad de padres es colaboradora y participativa. Maestros y empleados están afiliados al IMSS.

La sociedad de padres de familia propuso el 12 de octubre de 1995 la instauración de la Universidad Tepeyac. Pero una encuesta permitió conocer que la mayoría de los alumnos había decidido continuar sus estudios en la Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara, o incluso, en el extranjero. Con esos indicativos la Universidad Tepeyac se fundó en la hermosa ciudad amurallada de  Campeche.

De las tres instituciones educativas de carácter particular que tuvieron como origen los recursos de la empresa descentralizada, solo dos han manejado sus ingresos escrupulosamente y sus actividades encuadran dentro de los cánones de la normalidad. Sobra decirlo, no las han afectado huelgas estudiantiles, pugnas magisteriales, rebeldías de padres de familia o quebrantos financieros.

El formato legal, administrativo y laboral que encuadra su actividad como empresa privada, no permite que se altere el orden o reciban censura pública.

La mano dadivosa de Pemex alcanzó a construir, también, la parroquia del Sagrado Corazón en 1956, obra a cargo del Arq. Jorge Raineke, en mérito a la amistad que el matrimonio Merino-Westcamp mantenía con el sacerdote Luis Guillermo Vogues. Los trabajadores petroleros cooperaron con un día de salario para esta obra.

Este patrocinio de obras y servicios de fuerte impacto social proyectaba subliminalmente las aspiraciones de don Antonio J. Bermúdez por la presidencia de la república (1958-64). En tal supuesto, Merino sería el próximo director de Pemex. Pero el plan se derrumbó con la designación de Adolfo López Mateos como candidato del partido oficial. Merino fue comisionado como jefe de compras de Pemex en Los Ángeles, California, y Bermúdez recibió la embajada de Irán. Exilio.

Como quiera que haya sido son merecedores de amplia gratitud ya que durante su gestión apoyaron con largueza la construcción de  Poza Rica como ciudad  moderna y algunas obras importantes en la región.

Hay un enorme abismo con la actitud de los actuales gobernantes que desvían los recursos públicos a sus cuentas bancarias millonarias o construcciones particulares ostentosas, sin beneficio a la comunidad.

La remoción de Merino inquietó a los directivos de la secundaria Díaz Mirón. Se iba su benefactor. La propiedad incierta del terreno era una espantable realidad, su capital inmobiliario era confuso.

Por cierto, los enconados adversarios de Merino enviaron 10 auditores encabezados por el señor. López Naranjo. Pretendían implicar a Merino en algún delito, querían documentos, planos, oficios o recibos de obras que pudieran servir para lincharlo y encarcelarlo.

Comenzaron por contaduría y la refinería. A unos jefes y empleados los remitieron al Reclusorio de Tuxpan. Llegó el turno a “Ingenieros Petroleros” donde el oficial mayor Ofelio García Austria había ascendido por el fallecimiento del señor Sarabia, y preguntaron sobre los expedientes de los colegios Motolinia y Tepeyac. Ofelio les contestó que ignoraba su paradero pues aunque señor Sarabia le tenía mucha confianza nunca se los enseñó.

Resulta que Teresita, la secretaria, le informó oportunamente el paradero de los expedientes y Ofelio, los había sustraído al advertir las aviesas intenciones contra Merino, que simplemente había actuado obedeciendo órdenes del director.

Cuarenta y cuatro años después, cuando mi entrañable amigo me obsequió un ejemplar mecanografiado de su autobiografía “Historia de una vida” (Otoño de 2002, 119, pp), me comentó con una amplia sonrisa: “Pero…nunca los encontraron”.

Ofelio, conociendo la miseria humana para regodearse en la venganza, decidió proteger a un benefactor de Poza Rica. Este caballero íntegro, respetable y ejemplar, en el año 2006, con el ropaje blanco que siempre usó, subió a ocupar su columna en el Eterno Oriente. ¿Quemaste  los expedientes, o te los llevaste?


¿Quieres compartir esta nota?

Atención Ciudadana

Por este medio de contacto directo podrás realizar reportes o sugerencias.
Por Whatsapp: Whatsapp
Correo: [email protected]

Sigue nuestras redes

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Telegram
Continuar Leyendo

Columnistas

Política Urbanista. Infraestructura ecológica 

Publicado

-

¿Quieres compartir esta nota?

Arq. Braulio Javier García Nieva

Las áreas verdes y la vegetación dentro de la ciudad, toman mayor reconocimiento de su gran valor e importancia día a día, tal parece que por fin esta llamada corriente defensora del medio ambiente nos ha hecho abrir los ojos de cuánto es en verdad importante la existencia de árboles y áreas verdes amplias en la estructura y conformación de una ciudad.

Existen diversos estudios de análisis del efecto isla de calor, que comprueban el beneficio  que proporciona la presencia de árboles. Los estudios del efecto isla de calor contemplan a la zona urbana, también llamada mancha urbana, como si fuera una isla y cómo la temperatura se eleva a comparación de cuando se está fuera de ella, es decir, cómo la presencia de las construcciones y la urbanización genera temperaturas más elevadas que cuando no existen en el medio ambiente. Estas elevaciones de temperatura se registran y analizan comparativamente cuando hay presencia de árboles y cuando no, demostrado así, cómo la simple presencia logra bajar hasta 2 grados la temperatura.

Este aspecto simple y sencillo es uno de los tantos beneficios que brinda. Otro aspecto un tanto más complejo, es que recientes estudios han comprobado que cuando existen áreas urbanas verdes continuas o contiguas, los llamados cinturones verdes, estos generan en el subsuelo un mismo efecto de canales hídricos de retroalimentación del subsuelo, aspecto por demás benéfico; también podríamos nombrar los beneficios a la fauna y a la flora y en sí muchos otros por el simple acto de generar, mantener, cuidar y respetar las áreas verdes en la ciudad.

Actualmente existe en la normatividad el cuidado a los índices de superficie permeable y superficies no construidas por cada lote o terreno, esto refiriéndose a la propiedad privada, lo que ayuda a controlar cuanta área hay sin construir, llámese jardín o similar, debe tener cada terreno para salvaguardar la captación pluvial y tener retroalimentación de mantos acuíferos por la lluvia.

Así podemos decir que la parte de la propiedad privada ya cuenta con contemplaciones en las leyes, pero entonces, si ampliamos la perspectiva y en lugar de hablar de terrenos o lotes hablamos de colonias o ciudades, y si en vez de hablar de propiedad privada, hablamos de espacio público, es entonces cuando llegamos a un lugar que aún no está contemplado en nuestra legislación de manera concreta y definitoria para que se obligue a las administraciones municipales, a los gobiernos locales, a mantener e incluso a generar los espacios y las áreas suficientes en cada colonia o barrio para crear una infraestructura verde que genere riqueza que las próximas generaciones nos agradecerán. Recordando la máxima de la sustentabilidad que dice: “sin poner en riesgo las generaciones futuras”, así deben de ser todas las medidas y contemplaciones en la toma de decisiones para empezar el rumbo de la sustentabilidad.

Todo lo anterior expuesto se refiere específicamente al medio urbano y esto es porque es donde más rápido se están generando afectaciones al medio ambiente, así como también, donde vive el 70 % de la población, sin embargo, en el medio rural también se tienen que tomar cartas en el asunto, pues su crecimiento aunque más lento, también genera afectaciones al medio ambiente, desde la obtención del agua entubada, hasta sus descargas de drenaje y su falta de ordenamiento territorial, dividiendo lo que es ejido y lo que ya no es suelo productivo, así como al igual en la planeación urbana de las pequeñas poblaciones, localidades o comunidades. Estos territorios afortunadamente aún contienen una vasta infraestructura verde tanto al interior como en los perímetros de sus extensas y poco densas poblaciones, pero hay que trabajar en la concientización del cuidado de los árboles y la naturaleza, puesto que en aras de la modernidad o industrialización se cae en actos de destrucción de flora y fauna. Tenemos que cambiar nuestra perspectiva de la naturaleza por el bien de quienes la van a heredar.


¿Quieres compartir esta nota?

Atención Ciudadana

Por este medio de contacto directo podrás realizar reportes o sugerencias.
Por Whatsapp: Whatsapp
Correo: [email protected]

Sigue nuestras redes

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Telegram
Continuar Leyendo

Diario Digital

Cineboc - Mujer Maravilla 1984

Tendencia