La detención de la hija del fundador de la multinacional asiática hace peligrar la tregua comercial pactada

Washington, DC.- La frágil tregua comercial pactada hace unos días por Estados Unidos y China ha quedado en riesgo de zozobrar luego de la  detención en Canadá de Meng Wanzhou, vicepresidenta y posible heredera de la multinacional de tecnología china Huawei, que ejemplifica como pocos el verdadero terreno en el que se desarrolla la disputa entre las dos superpotencias: la lucha por el control del desarrollo tecnológico global en los próximos años.

Directora financiera de la marca china de tecnología e hija del fundador de la compañía, Meng Wanzhou ha sido acusada por violar presuntamente las sanciones de Estados Unidos sobre el régimen de Teherán, al enviar productos elaborados en territorio estadunidense a Irán. Su arresto ha sido criticado por el Gobierno chino, que ha exigido este jueves su liberación.

La Embajada china en Ottawa ha publicado en su página web una nota, solicitando que las autoridades canadienses y estadounidenses corrijan cualquier irregularidad en la detención y liberen a Meng. “Seguiremos de cerca el desarrollo de este problema y tomaremos todas las medidas necesarias para proteger los derechos e intereses legítimos de los ciudadanos chinos”, añade el mensaje.

La detención se produjo el mismo día en que Trump y el presidente chino, Xi Jinping, cenaban en Buenos Aires en el marco de la cumbre del G20 y acordaban una tregua comercial hasta el próximo 1 de marzo. La Casa Blanca no ha aclarado este jueves si el presidente Trump estaba informado de la detención durante la cena con su homólogo chino.

El riesgo de que el arresto de Meng Wanzhou complique la guerra comercial de China y Estados Unidos, tras las señales de que esta iba camino de reconducirse, ha provocado caídas en los mercados internacionales. Las acciones en Wall Street perdieron más de un 3% el martes, y las bajadas continuaron en la apertura de este jueves. El miércoles los mercados permanecieron cerrados por el luto oficial decretado por el funeral del expresidente George H. W. Bush.

¿Usted qué opina?: