Estados Unidos.- La vanidad le salió muy cara a esta mujer que tras conseguir una sesión de microblanding barato, terminó con el rostro arruinado.

Jami Ledbetter de 42 años señaló que todo inició al recibir el regalo de la sesión por parte de sus hijas,  quienes nunca imaginaron que esto afectaría, en gran manera, la vida de su madre, pues lejos de dejarla como ella esperaba le arruinaron por completo el rostro.

La mujer, quien confió ciegamente en los supuestos especialistas terminó nada más y nada menos que con 4 cejas, hecho que le afectó tanto en su vida amorosa como social, ya que hasta el chico que salía con ella en ese entonces terminó por dejarla.

Ahora la afectada se somete a un intenso tratamiento correctivo con profesionales para corregir el error que le marcó su rostro.